Al final, no sabemos qué tan educados estamos. Qué tan educados somos, va a costar mucho más trabajo y esfuerzo comprobarlo. El papelón argentino en la última prueba internacional PISA que se tomó en septiembre de 2015, y que midió la calidad educativa en setenta y dos países y regiones del mundo, no pudo ser más grande. Nos echaron. Por negligencia o picardía, es decir, por ineptitud o por estupidez, las respuestas de 6.349 chicos argentinos de quince años fueron rechazadas porque el gobierno de Cristina Fernández no cumplió las reglas elementales de participación en esa prueba: debió enviar una muestra basada en trece mil escuelas y envió sólo las respuestas de diez mil. “Olvidaron” enviar el concurso de tres mil escuelas (no ocho o diez: tres mil) que ya antes habían participado de la prueba y que debían ser evaluadas con el resto. Hicimos trampa y nos echaron de la clase.

Hay que anotar la deshonrosa hazaña al kirchnerismo, que pretendió instalar una cultura de Estado basada, entre otras cosas, en datos falsos o falseados, en interpretaciones históricas que extrapolaban el pasado al presente, en propuestas éticas y estéticas que iban desde la definición de Nación hasta el valor del cerdo en la dieta del argentino común, todo tendiente a decretar una vida feliz en la granja Argentina, a ser posible sin voces disonantes. A ese zafarrancho se le llamó “relato”.

El relato educativo ya había aplazado al kirchnerismo. Los resultados de las pruebas PISA, conocidos en 2012 dieron un resultado desastroso para el país, como lo describió el ex rector de la UBA, Guillermo Jaim Etcheverry. El estudio, hecho entonces en 65 países, reveló que los chicos mejor preparados correspondían al 25% más rico, a los hijos de los profesionales y a quienes iban a los mejores colegios. En la Argentina era exactamente igual. “Pero resulta alarmante comprobar -decía Jaim Etcheverry- que los mejores de la Argentina están por debajo de los peores de 30 países. Vale decir que los hijos de los argentinos más ricos, de los profesionales argentinos y los que van a las mejores escuelas argentinas, están peor que los hijos de los más pobres, que van a las escuelas peor equipadas y cuyos padres hacen tareas elementales en treinta países”.

Ese era la polvareda que gestaba este lodo que hoy desconocemos, porque el país fue expulsado de la evaluación por intentar hacer trampa. Y si no fue engaño, estafa o fraude, se trató de un acto de incapacidad rayano en el delito.

El drama de la Argentina no parece ser el analfabetismo, es decir, la gente que no sabe leer. El drama argentino es que la gente que sabe leer, no lee. Y algunos llegan a ocupar cargos muy altos en los poderes del Estado.

A lo lejos suenan la pícara queja que Gabriel García Márquez imaginó en la boca de la madre de su Patriarca indescifrable: “Si hubiera sabido que mi hijo iba a ser Presidente, lo hubiese mandado al colegio, señor”.(Alberto Amato, Clarín)



 



En el portal http://www.educ.ar/    puede encontrarse la siguiente entrada del 3 de julio del 2013.

“Nuevo Operativo Nacional de Evaluación 2013

El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, presentó la edición 2013 del Operativo Nacional de Evaluación (ONE), que se realizará entre el 20 de agosto y el 15 de noviembre. El sondeo involucrará a 621.000 estudiantes de escuelas primarias y secundarias de todo el país

En 2013 se cumplen 20 años de aplicación de este relevamiento proyectado por el Ministerio de Educación de la Nación.

El Operativo Nacional de Evaluación (ONE), que se lleva a cabo periódicamente en Argentina desde el año 1993, brinda información válida y confiable sobre qué y cuánto aprenden los alumnos durante su paso por el sistema educativo. Esta información resulta no solo un insumo para la toma de decisiones a nivel del diseño de políticas educativas, sino que constituye un elemento valioso para mejorar la gestión institucional, las prácticas de enseñanza y los aprendizajes de los alumnos.”

….”Pero no solo habrá evaluación académica. También los encuestadores harán preguntas respecto del contexto social de las familias de los alumnos. Se trata de condiciones socioeconómicas pero que inciden en el desempeño.

Los operativos son planificados, coordinados e implementados por la Dirección Nacional de Información y Evaluación de la Calidad Educativa (DiNIECE) con la colaboración de cada una de las jurisdicciones.”

Como se sabe cada tres años se realizaba el Operativo Nacional de Evaluación para los docentes y jamás se escuchó alguna crítica por parte de los gremios, pero resulta que ahora (casualmente), con un signo político diferente en el gobierno nacional, esos mismos representantes gremiales ponen el grito en el cielo a la hora que sus representados le demuestren a los ciudadanos que tienen sus hijos en edad escolar de qué manera se enseña en las escuelas a sus hijos.
En octubre se realizó en todo el país la primera Evaluación Nacional Aprender, que reemplaza al ONE: los argumentos que esgrimen los gremios para oponerse van desde la resolución del procedimiento sin consultarlos o no tener en cuenta el sistema de aprendizaje de los alumnos o el contexto en el que se lleva adelante la prueba.

SADOP (Sindicato Argentino de Docentes Particulares), por ejemplo ve teorías conspirativas en algo que todos deberían aceptar como algo normal pues de esa manera estaríamos en condiciones de corregir algún error, pero suben la apuesta ya que “al igual que las pruebas Pisa, tienen el tufillo de ser encargadas por el mercado financiero internacional. Irritan a los trabajadores y son tenidas como componentes del ajuste para perturbar las condiciones salariales y laborales”.
Por si no se han dado cuenta los gremialistas docentes, todos los conocimientos incluyen a los niños y adolescentes en la categoría de los principios que la educación genera para el futuro de las generaciones. También se cuestiona que la evaluación esté a cargo de “aplicadores”, docentes y equipos directivos ajenos a la escuelas.

En el nuevo operativo denominado Aprender, se midió el desempeño en Lengua y Matemática de casi 1.400.000 alumnos: la totalidad de los 6º grado y del último año de la secundaria, y una parte de los de 3º grado y de 2º y 3º año del secundario; a los del último año del secundario les tomaron también Ciencias Naturales y Sociales. El objetivo, explicó el Ministerio de Educación de la Nación, es “relevar información oportuna y de calidad sobre los logros alcanzados y los desafíos pendientes del sistema educativo.”

Roberto Baradel, secretario general del gremio Suteba, criticó la evaluación y aseguró que la intención del Gobierno es instalar la discusión de una posible “privatización” del sistema educativo argentino. “El resultado ya está y la conclusión es que los chicos no aprenden porque los maestros no enseñan. Y entonces hay que avanzar sobre los derechos de los trabajadores, pero también segmentar el sistema educativo de tal manera que la privatización empiece a calar en el sistema de enseñanza pública de la Argentina”, aseguró.

Por su parte, la secretaria gremial del gremio docente Suteba, María Laura Torres, también criticó la iniciativa y dijo que “no sirve para saber cómo está la educación”, y afirmó que el Gobierno empezó “por el peor lado”.

Roberto Baradel-María Laura Torres
Roberto Baradel-María Laura Torres

El gremio Ademys ( Asociación de Enseñanza Media y Superior) cortó el cruce de las avenidas Acoyte y Rivadavia, en el barrio porteño de Caballito, en repudio a la prueba. El secretario general del sindicato, Jorge Adaro, consideró esta modalidad como “un golpe a la educación pública” y que “no sirve de ninguna manera para valorar los procesos de enseñanza”.

Jorge Adaro
Jorge Adaro

Además, el ex ministro de Educación durante el kirchnerismo Alberto Sileoni advirtió  que la evaluación “forma parte de un montaje para hacer pensar que la vida empieza el 10 de diciembre”, y denunció con esta prueba “se está preparando un diagnóstico del horror” para abrir “las puertas” a fin de realizar “ajustes” en el sistema educativo.Añadió que también introduce “algunas preguntas que van más allá de lo educativo y que tienen que ver algunas cuestiones más privadas de la familia, lo cual provoca molestias“.

Alberto Sileoni
Alberto Sileoni

Tal es la caradurez de Sileoni que se contradice con lo que él mismo explica en las ONE de 2013 como pueden ver más arriba. Y para corroborar que los gremialistas tienen un enfoque más político que pragmático basta ver la siguiente captura de pantalla de un video que circula por Internet explicando por qué se oponen a la evaluación Aprender.

capturanoalaprender

 

Como individuo, respetuoso de los docentes en general, no entiendo el motivo que impulsan los gremialistas para boicotear el operativo, porque la Docencia es una carrera que permite preparar a todos los niños del país. Si el resultado de la evaluación, resulta satisfactorio, entonces la respuesta deberán buscarla en otro lugar para corregir la mala calidad educativa y si por el contrario, es el programa que lleva adelante el Estado el que no se debe continuar aplicando, bienvenida sea la prueba ya que permitirá de una vez por todas cambiar de rumbo y dar a la Escuela un significado diferente al que hoy encuentran los niños toda vez que han perdido los estímulos y la vocación a la hora de ingresar a las aulas.

Quizá están inquietos porque eventuales resultados insatisfactorios puedan dejar expuestas sus responsabilidades en la prestación del servicio educativo. La Secretaría de Evaluación Educativa aseguró que la pretensión del Aprender es “tener un panorama general del ámbito educativo y de ese modo, mantener los aspectos que funcionan bien y reflexionar sobre los aspectos a cambiar. Es una herramienta para la escuela, para las provincias y para la Nación”.

La iniciativa sigue una lógica de recolección de información que ya se realiza en la Argentina desde hace años. Al cambiar el contexto político  hay una especie de conflicto sobre el uso que se va hacer de los datos. Pero este es un instrumento más que no reemplaza a los maestros. Lo que hace es medir el aprendizaje para evaluar al sistema, pero no al alumno.

“El cuestionamiento de la estandarización de la prueba no es atendible. Porque es obvio que para medir algo hay que estandarizar, porque si se evaluara a cada uno con una vara distinta nada podría compararse. Alguien sí puede objetar el tipo de uso que se va a hacer de la información o como va a ser el reporte de resultados. Yo seguí las explicaciones del Ministerio, y aclararon que no se va hacer un reporte público por escuela, algo que además prohíbe la Ley de Educación. Igualmente, algunos actores tienen prevenciones sobre eso. Pero creo que forma parte del clima sistémico de desconfianza que hay en la Argentina, porque durante muchos años no tuvimos estadísticas oficiales. Hay un cierto anarquismo que resiste a que el Estado pueda realizar este tipo de relevamientos. Es lo mismo que si se echara al censista. Al hacer esto, se quita la posibilidad de que toda la sociedad cuente con información para mejorar las políticas públicas”.(Mariano Palamidessi)

Esto es lo concreto; los mercados financieros, las intenciones de estigmatizar alumnos o docentes o las acciones punitivas son fantasmas. Sólo son excusas del sindicalismo docente que muestra así su cuota de perversión como tiene la mayoría del sindicalismo argentino.


EL ROL DE LOS SINDICATOS DOCENTES

¿Sólo los salarios mueven a los sindicatos? ¿Sólo las mejoras de sueldo alientan la amenaza de la huelga? ¿Qué lugar ocupan temas como calidad educativa, mejora escolar, evaluación docente en las agendas gremiales? Pero más allá todavía: la cuestión es si tienen que ocupar algún lugar y si los gremios defienden algo más que las condiciones de trabajo de sus propios afiliados, los docentes. ¿Piensan en todos o piensan sólo en su sector? ¿Defienden la educación pública mejor que el Estado? ¿Nos defienden?

Es raro. Toda la puesta en escena del gremialismo docente parece ir hacia el pasado, hacia tradiciones, gestualidades y retórica construida en los debates ideológicos llegados hasta la década de los 70. De las revoluciones culturales, sociales y tecnológicas de los últimos treinta años, las que están moldeando el futuro de la educación, se escucha poco. El secretario general de Suteba, el gremio docente de mayor peso en la provincia de Buenos Aires, con 95.000 afiliados, Roberto Baradel, cumple con el estereotipo sindical clásico: pelo largo, barba, buen kilaje y le gusta hablar de la “mercantilización de los noventa”. No es el único.

El secretario general de UTE en la ciudad de Buenos Aires, Eduardo López, que tiene 49 años y es profesor de geografía, tiene barba y razona lindo cuando habla en persona. Es el modelo “más intelectual y moderno” entre los gremialistas docentes, dicen. Pero se vuelve casi un niño de La Cámpora cuando tiene un micrófono a mano. El macrismo y la mercantilización de la educación. El macrismo y la privatización de la educación. El macrismo y los negociados. El macrismo, en fin. El enemigo. La derecha. El capitalismo. Salvaje.

 Eduardo López
Eduardo López

Otro gremialista docente histórico, Roberto “Tito” Nenna, el anterior secretario general de UTE, también apelaba hasta hace poco a balas del mismo calibre ya abandonada la neutralidad gremial por su banca de legislador por el Frente para la Victoria. “Macri no es más que otro producto del mercado”, decía, mientras el alcalde porteño paseaba por un supermercado.

Roberto "Tito" Nenna
Roberto “Tito” Nenna

La secretaria general de CTERA, Stella Maldonado, de 65 años, tiene también un discurso tajante y duro. Menos florido y más solemne. Maldonado habla de “campo popular” y cree encontrar en la misión del gremio docente una continuidad del servicio que prestaron los dirigentes que la precedieron, “los seiscientos desaparecidos”, refiriéndose a los docentes desaparecidos durante la dictadura militar.

Stella Maldonado
Stella Maldonado

Baradel y López,tienen datos, información dura, buenos argumentos que no lucen ante las cámaras. ¿Es marketing para los afiliados tanta retórica combativo-militante y tanta estética progresista?

Baradel dice que sería bueno discutir de educación todo el año. Y jura que no hay puesta en escena, que es convicción y coherencia con tradiciones gremiales heredadas y honradas.

Antes y después de la era K

Pero los  años de kirchnerismo han sido un desafío para el gremialismo docente. Le pasó lo mismo que al progresismo en general: estuvieron obligados al malabarismo. Es difícil encontrar el punto justo de tensión con el gobierno kirchnerista que les dejara defender los intereses de las bases, los docentes, y al mismo tiempo cuidar de un “gobierno nacional y popular” que llevó a la práctica muchas de las “conquistas” y las “luchas” en las que creen. Pero ahora tienen el camino más allanado: ante una gestión de signo opuesto, el macrismo, la retórica y la acción reivindicativa está más fácil.

La “fase neoliberal” de la Argentina de los 90 planteó desafíos más claros al movimiento docente. Las reformas educativas, la provincialización de los servicios educativos y el impacto en las condiciones laborales, que puso además en riesgo las representaciones nacionales como las de CTERA, dividieron aguas. Los gremios docentes tenían que ser duros. Y creativos: fue el momento de la Carpa Blanca y las movilizaciones en lugar de los paros. Un cierto enamoramiento con la sociedad, que miraba con mejores ojos a un gremialismo sindical que buscaba también cuidar la educación pública, evitando el paro. Así lo explica el doctor en Educación Mariano Palamidessi en Sindicatos docentes y gobierno: conflictos y diálogos en torno a la reforma educativa en América Latina.

Mariano Palamidessi
Mariano Palamidessi

El contexto es más gris ahora. Baradel está complicado en ese punto: tiene un gobierno no peronista enfrente, y él mantiene una relación ambigua con el kirchnerismo. Aunque ganó las elecciones, le costó perder importantes seccionales, entre ellas, La Matanza, con mayor cantidad de afiliados, en manos de una lista opositora de izquierdas.

Los afiliados no están preocupados por lealtades políticas, por lo que expresaban Lenin o Marx. Van por el dirigente que les da más beneficios, cursos de formación con descuentos, vacaciones, colonia,etc…  También está por detrás la lógica del “divide y reinarás”. Todo poder político no importa de qué signo sea, cuando necesita imponer una política determinada, apela a la división.

Pero en la práctica, a la hora de las luchas, los paros y las reivindicaciones, la dispersión pesa menos. Por un lado, a los gremialistas les sale fácil confederarse por objetivos comunes. Por otro, todos salen en la foto, pero los acuerdos en la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, se cierran con los sindicatos más poderosos.

La secretaria general de la Federación de Educadores de Buenos Aires (FEB), con unos 80.000 afiliados, Mirta Petroccini, se siente más libre para hablar. “Independiente, nacional y popular”, se define.

Mirta Petroccini
Mirta Petroccini

Y reivindica la total autonomía de su gremio en relación con el kirchnerismo. De hecho, se fue de la Confederación Argentina de la Educación (CEA), filokirchnerista, alineada en su momento con la CGT del oficialista Antonio Caló. Están buscando la personería jurídica de su propia confederación nacional.

Salarios. ¿y algo más?

En 2011, el gobierno porteño y los gremios docentes llegaron a un acuerdo salarial que permitió empezar las clases en tiempo y forma. Sin embargo, igual hubo paros: siete días, más una carpa instalada sobre Avenida de Mayo. No fue por salarios, sino por la oposición del gremio docente al proyecto del gobierno de la ciudad de supresión de las Juntas de Clasificación, claves en el otorgamiento de puntajes y de evaluación de antecedentes de los docentes que entraban al sistema y de los que querían ascender.

Se trataba de un tecnicismo, sí, pero donde se jugaba el poder de cogobierno de los sindicatos en el sistema y tácitamente la negociación de beneficios, cargos para los activistas, por ejemplo, como asesores de los integrantes sindicales de las Juntas. “Si no tenés plata, al gobierno le conviene tener una prenda de negociación -cargos- para conformar al gremio”, explica un sindicalista docente de años que conoce al macrismo.

Para la gestión del ministro Estaban Bullrich, la batalla de las Juntas es un hito en el camino hacia el balance de fuerzas de unos y otros. De gremios y Estado. La informatización del sistema de atribución de puntajes quita poder discrecional a las Juntas, se redujo su poder y su número bajó de 16 a 8, aunque los gremialistas siguen teniendo la mayoría. “Ya nadie puede beneficiar a un conocido con un puntaje arbitrario”, dice el subsecretario de Políticas Educativas y Carrera Docente porteño, Alejandro Finocchiaro el elegido por María Eugenia Vidal para hacerse cargo de  Dirección General de Cultura y Educación bonaerense.

Alejandro Finocchiaro
Alejandro Finocchiaro

Para la UTE, representó claramente la voluntad del macrismo de controlar y disciplinar a los sindicatos. Sin embargo, el gremialista docente experimentado no es tan optimista en relación con la pérdida de poder del sindicato: los sindicatos siguen teniendo la mayoría sobre el Estado y fuerza para negociar las famosas “comisiones pedagógicas”, que permiten que un docente abandone sus tareas habituales para encargarse de otras, con la misma paga, y que mucha veces figura como “programa pedagógico”, cuando en realidad se trata de activismo gremial pagado con sueldos del Estado.

¿Cuál es la relación ideal entre los gremios docentes y los gobiernos? “Autonomía, no importa quién esté en el poder”, garantiza López. Y un rol de actor civil en la defensa de la educación pública en general. “La calidad de la educación está atada a la calidad de las condiciones de trabajo de los docentes”, afirma Petroccini. Los gremialistas incluso dicen aceptar la evaluación, aunque la evaluación de la que hablan nunca es externa.

“Yo soy estatista y quiero que me evalúe Macri. Y Macri, como es privatista aunque es el Estado, quiere evaluaciones externas de privados”, plantea López.

El director del Centro de Estudios en Políticas Públicas (CEPP), Gustavo Iaies, los quiere a cada uno dedicado a lo suyo. “Es un error cuando la sociedad pone a los dirigentes sindicales en el lugar de dirigentes sociales y, por ejemplo, les reprocha que no luchan por la calidad educativa y perjudican a la educación con los paros. Los gremios docentes luchan por los intereses de los docentes, no por la calidad educativa, no importa si son docentes buenos o malos”, argumenta Iaies, que agrega: “El Estado es quien no debe perder de vista los intereses de la sociedad en general y es quien debe premiar a los buenos maestros y castigar a los malos”.

Gustavo Iaies
Gustavo Iaies

“Ante los paros, el sindicato va a pelear por no afectar el presentismo de los docentes. El docente, por garantizar las clases”, dice Iaies. Los dos objetivos se oponen. “Desde que la mejora del sistema no es una cuestión cuantitativa -más alumnos, más docentes, más escuelas-, sino cualitativa, mejor educación, los intereses del Estado y de los gremios empiezan a distanciarse.”

El éxodo de casi 20.000 chicos de la escuela pública este año es culpa del gremialismo docente según el Prof. Horacio Sanguinetti ex-rector del Colegio Nacional Buenos Aires quien manifiesta que cuando era ministro de Educación porteño había 12 gremios . Ahora hay 19 o 20 sólo preocupados por lo salarial y no por cómo enseñan.

Horacio Sanguinetti
Horacio Sanguinetti

 

 

Al igual que en años anteriores el inicio de las clases genera la amenaza de paros docentes de no alcanzarse un acuerdo en la paritaria del sector, de hecho Baradel lo ha advertido para 2017.

Esta nota no cuestiona el derecho de los docentes a gozar de un salario digno. Muchos buenos maestros cobran salarios que no se ajustan a su dedicación en uno de los trabajos de mayor relevancia en nuestra sociedad; pero también están los otros, quienes cobran salarios que no merecen.

Es claro que para los líderes sindicales esto carece de importancia, testimonio de ello fue la posición del Frente Gremial Bonaerense: “Consideramos que ningún maestro puede ganar menos de 7000 pesos y además se debe contemplar una escala salarial según antigüedad y cargo jerárquico”.

Antigüedad, no mérito, un verdadero cáncer que enfrenta la educación argentina.

Veinte años atrás, en 1995, el Instituto Smithsoniano le realizó una entrevista a Steve Jobs en la cual, entre otros temas, esbozó su posición frente a la educación.

 Steve Jobs
Steve Jobs

En aquella entrevista, Jobs se definió como un gran creyente en la igualdad de oportunidades, en oposición a la igualdad de resultados: “Yo no creo en la igualdad de resultados, porque por desgracia la vida no es así. Sería un lugar muy aburrido si lo fuera. Pero realmente creo en la igualdad de oportunidades. La igualdad de oportunidades para mí más que nada significa una gran educación”.

Un buen maestro, en su visión, tiene un efecto perdurable en el desarrollo de los niños, pero opina que no hay una cantidad suficiente atraído por el sistema de educación pública: “Me gustaría que la gente que enseña a mis hijos sea lo suficientemente buena como para poder acceder a una posición en la empresa en la cual trabajo, obteniendo 100.000 U$S al año. ¿Por qué habrían de trabajar en una escuela por 35.000 o 40.0000 U$S al año si pueden obtener un trabajo en nuestra empresa por 100.000 U$S al año?”

Para Steve Jobs el principal problema que enfrenta la educación reside en el sindicato docente, pues el mismo impide la meritocracia. Resulta fascinante su afirmación que no es factible atenuarlo mediante el uso de computadoras: “He donado más computadoras a más escuelas que nadie más en el mundo y estoy absolutamente convencido de que de ninguna manera es lo más importante. Lo más importante es una persona. Una persona que incite la curiosidad y las máquinas no pueden hacerlo de la misma manera que una persona es capaz”.

En febrero de 2015 The Economist publicó una interesante nota que resalta el costo de no enfrentarlo.

Imaginemos un trabajo donde el esfuerzo y la dedicación no tiene chances de verse reflejado en una mejora salarial o en posibilidades de promoción, y la desidia o la incompetencia no incrementa el riesgo de ser despedido. El salario es bajo, pero al menos las vacaciones son largas. ¿A quién es de esperar que atraiga este tipo de actividad? ¿A profesionales calificados y motivados o a aquellos únicamente interesados en cumplir con un horario? La respuesta es obvia.

Cambiar esta realidad implica eliminar las ventajas que aprecian los incompetentes, como la estabilidad laboral y  la escala salarial basada en la antigüedad, e incentivar a los muchos docentes dedicados, motivados y calificados, mediante una escala salarial basada en la excelencia de su trabajo, no en su antigüedad.

Pero como bien señala la nota de The Economist: “Enfrentando a cualquier reforma se encuentran, en casi todas partes, los sindicatos docentes. Su disposición a respaldar malos profesionales sobre los muchos buenos y motivados no debe ser subestimada”. A modo de ejemplo, tiempo atrás en Washington se ofreció a los  maestros un considerable incremento salarial a cambio de menor seguridad en el empleo. Como es de esperarse el sindicato docente se opuso tenazmente a la  reforma.

El sindicato maximiza la cantidad de afiliados sin importarle su calidad. Los incentivos de los líderes sindicales no se encuentran alineados con los de los buenos maestros ni con los de los alumnos.

Al respecto, en junio de 2014, el juez de California Rolf Treu dictó un histórico fallo en el caso Vergara vs. California, el cual establece que los estudiantes tienen el derecho constitucional a la igualdad de acceso a una enseñanza de calidad y que el Estatuto Docente del estado de California viola esos derechos.

Juez Rolf Treu
Juez Rolf Treu

Según el fallo, las disposiciones del Estatuto que dan a los maestros estabilidad laboral hacen que sea casi imposible despedir a los profesores de bajo desempeño, lo cual priva a los estudiantes de una educación de calidad y por lo tanto viola sus derechos constitucionales.

El caso fue presentado por Students Matter, una ONG financiada por un empresario de Silicon Valley y otros filántropos, en nombre de nueve estudiantes de escuelas públicas. El mismo fue patrocinado por dos abogados de primer nivel, quienes presentaron resultados de investigaciones que demuestran el impacto negativo que los profesores de baja calidad tienen en el rendimiento de los estudiantes.

Marcellus McRae, uno de los abogados patrocinantes, aclaró que “este caso no busca una nueva ley que perjudique los derechos de los maestros, sino eliminar las barreras que los administradores escolares tienen para despedir a un maestro ineficiente”. Por supuesto, el fallo fue inmediatamente apelado por el sindicato docente.

Marcellus McRae
Marcellus McRae

La decisión del caso estimuló nuevos litigios en otros Estados. Es claro que en EE.UU. la presión de la sociedad civil está llevando a cambiar el status quo en materia educativa a través de los tribunales, dada la inacción de los políticos.

Ante la falta de acción de los poderes ejecutivo y legislativo, líderes civiles están recurriendo cada vez más a los tribunales para lograr objetivos en cuanto a políticas públicas. Un principio implícito es que los pobres necesitan a alguien que defienda sus intereses, y que la sociedad civil y los tribunales lo harán si los líderes políticos no lo hacen. El principio sugiere que la educación involucra derechos civiles, y argumenta que los criterios para juzgar las políticas educativas deben incluir resultados, y no sólo insumos.Al mismo tiempo, el apoyo a la estabilidad docente y otras protecciones laborales por parte de los líderes políticos y la opinión pública parece estar disminuyendo.

Singapur ocupó el primer puesto en ciencia, matemáticas y lectura en los resultados de las pruebas PISA anunciados en diciembre de 2016.

Independiente desde 1965, su fuerza laboral de este país era mayormente pobre y poco calificada,pero en pocas décadas este pequeño país asiático de poco más de cinco millones de habitantes ha logrado superar en los ránkings de educación a los países más ricos de Europa.

Singapur también ha buscado hacer más atractiva la profesión de educar.Tiene el beneficio de tener un sistema educativo pequeño y centralizado, donde todos los maestros son entrenados en el Instituto Nacional de Educación.

El estatus de los maestros en la sociedad es muy alto debido a la dura competencia para obtener un puesto.

Los maestros son seleccionados del 5% que obtuvo los mejores resultados entre los graduados universitarios.Y las opciones de desarrollo profesional son múltiples. Los maestros pueden seguir una carrera que los conduzca a ser directores de un colegio, maestros en un salón de clase o investigadores en educación.Tienen tiempo para profundizar su conocimiento y preparar sus clases.

Otra característica impresionante de la educación en Singapur es que los directores de los colegios rotan entre escuelas cada seis a ocho años.

Y hay un énfasis cada vez mayor en la colaboración.Hoy en día los maestros trabajan en equipo, crecen juntos, trabajan juntos, investigan juntos.

En América Latina quien da el ejemplo es Ecuador donde se realizan evaluaciones universales a los docentes que trabajan en instituciones fiscales y fiscomisionales.

El Ministerio de Educación y el Instituto Nacional de Evaluación (Ineval) miden cuatro características de los maestros en las pruebas Ser Profesor.

Los componentes de la evaluación son: saberes, gestión del aprendizaje, liderazgo profesional y habilidades sociales y emocionales. El ministro de Educación, Augusto Espinosa, explicó que el primero es una prueba convencional de conocimientos sobre la materia que dicta el profesor.

Augusto Espinosa
Augusto Espinosa

El segundo componente se refiere a la capacidad de diseñar las estrategias para mejorar el proceso de enseñanza con los alumnos. El liderazgo profesional corresponde a las capacidades para conocer investigar y mejorar la calidad docente y las habilidades sociales y emocionales tienen relación con la manera como los profesores pueden entender las emociones propias y la de las demás.
La evaluación Ser Profesor se realizó en tres fases. La primera  desde el 19 de abril hasta julio. La segunda de agosto a septiembre y la última fue de octubre a noviembre de 2016.

Los docentes que reprueben (saquen menos de 600 puntos) en dos ocasiones seguidas serán separadas del magisterio. En caso de no presentarse a las evaluaciones, la calificación corresponderá a 0 puntos.

Las calificaciones no solo servirán para conocer la realidad de la educación ecuatoriana; sino para asignar cupos para los programas de formación internacionales y las maestrías que tiene el Ministerio con universidades extranjeras y para otros beneficios. Por ejemplo, los docentes que obtuvieron en los concursos de opoisición y méritos entre 700 y 800 puntos, que tengan nombramiento provisional, y que en esta evaluación (Ser Profesor) obtengan un puntaje mayor a 800 obtendrán el nombramiento definitivo.


Sin duda, uno de los principales problemas que aquejan a la educación argentina es la frágil profesionalización de los docentes y, por los resultados continuadamente repetidos en las pruebas PISA, aplicadas desde el año 2000, la baja calidad de la enseñanza que se imparte en nuestro país. Por ello, es indispensable la implementación de una reforma en el sistema educativo que lo haga competitivo.

En Argentina,la sola idea de evaluar mediante un examen de permanencia en el servicio docente desata una ola de terror entre los profesores, porque la idea de ser medidos siempre genera angustia por razones conscientes e inconscientes: el argumento más temible maneja la idea (de evidente origen político), que tales exámenes van a ser utilizados como métodos directamente represivos contra el magisterio, para quitar las plazas, los derechos y prestaciones sindicales, como venganzas personales o bien gubernamentales contra cualquier grupo de oposición.

Estas razones manipulan la desconfianza social que despierta la idea de ser examinado porque tradicionalmente el examen se utilizó, en el salón de clase, como un instrumento para imponer la autoridad del maestro sobre los alumnos y castigar todo brote de indisciplina que rete al profesor dentro del aula. Este uso represivo de la evaluación se convierte en su peor pesadilla ahora que él mismo sería evaluado.

Otra razón del miedo a los exámenes es el temor de que, al ser evaluados, los resultados le reflejen al docente una imagen de sí mismo muy distinta a la que tiene de su propia capacidad y preparación. Aquellos que se consideren los mejores de su escuela o de su zona escolar tendrán que demostrarlo mediante un instrumento objetivo y si no lo logran, su autoimagen va a quedar deteriorada. Es decir, los resultados destruirán la autoestima de muchos.

Una razón también importante de la animadversión a los exámenes es que, para algunos, era más fácil mover influencias, hacer política o adular, pero al cerrarse esa puerta tendrán que ponerse a estudiar y prepararse para mejorar la práctica profesional y obtener mejores resultados en el aula. Los resistentes al estudio son generalmente los que más se oponen a ser evaluados.

La situación en Argentina lleva a considerar conceptos opuestos o que están muy diferenciados entre sí como es la existencia entre un sistema posible que sigue el ideario de Sarmiento y uno relegado que es empujado por un sindicalismo que no piensa más que en paritarias y aumentos salariales, el de Roberto Baradel.

Baradel ,como vimos,es el titular del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba), el de máximo poder en la actualidad. Su mayor cercanía con un aula la tuvo cuando fue preceptor de un colegio, ya que Baradel no es maestro, sino abogado. Cuando está al frente de un paro docente, el foco de Baradel es el aumento de salarios. Nunca escuché que hiciera un paro o que tuviera un proyecto para mejorar la calidad educativa.

Sarmiento requiere menos presentación, pero recordemos que durante su presidencia centró la mayor parte de su esfuerzo gubernativo en la promoción de la educación. Las provincias fundaron unas 800 escuelas de primeras letras y la población escolar se elevó de 30.000 a 110. 000 alumnos.

¿Sirven estos modelos educativos para el futuro del país? Definitivamente, el modelo de Sarmiento sí. Por supuesto que aggiornado al contexto actual. A continuación los puntos que se destacan de la obra de Sarmiento y que son claramente vigentes para impulsar nuevamente el sistema educativo.

Formación. ¿Salen bien preparados los docentes cuando culminan sus estudios? El primer paso, en la vasta política educativa encabezada por Sarmiento durante su presidencia, fue colocar el foco en los docentes y su formación. El país necesitaba profesionales idóneos de los que carecíamos y, con ese fin, se crearon las escuelas normales. El rol del Estado hoy es tomar las riendas de la formación de los formadores, de los maestros, para acercarla a la realidad del mundo en que vivimos.

Sarmiento buscó que el Estado regulara la provisión de educación, generando una oferta que no se agotara en las profesiones tradicionales, como el derecho o la medicina, y que apuntara a cuestiones más vinculadas a la producción. Ésta es una de las claves que permiten entender su política educativa: creó un enorme número de escuelas y aumentó notablemente la tasa de alfabetización a partir de este modelo. Para él, la educación debía ser utilitaria, racional y científica.

La escuela debe ser un lugar inclusivo donde educación, contención y aprendizaje convivan. En esto se basó la política educativa de Sarmiento, él mismo lo expresó en 1870 en su mensaje presidencial al abrir las sesiones del Congreso de ese año: “La empresa gloriosa de nuestro siglo es la de difundir en toda la masa de los habitantes de un país cierto grado de instrucción, para que cada uno pueda abrirse honorablemente acceso a la participación de las ventajas sociales y tomar su parte en un gobierno de todos y para todos; no hay república sino bajo esta condición, y la palabra democracia es una burla donde el gobierno que en ella se funda pospone o descuida formar al ciudadano moral e inteligente”.

“Sarmiento dijo que «hay que educar al Soberano». Esto hace referencia al pueblo. Sarmiento aspiraba a una población culta como base de una democracia real y una república consolidada, de la que serían parte todos los argentinos -ricos, pobres, de diversos cultos- a través de la educación popular. La educación como camino a la inclusión.”

Innovación. Entre las innovaciones que aportó Sarmiento a la educación se encuentra la sustitución de los métodos verbalistas por métodos de enseñanza científicos y pedagógicamente modernos (la preparación docente incluía la pedagogía como materia). Las encargadas de llevar a cabo esta renovación fueron las famosas docentes norteamericanas que puso al frente de muchas escuelas normales. También incorporó la materia de educación física para mejorar la salud de los estudiantes.

Pero siempre el foco es el docente, quien afronta el aula y tiene la gran responsabilidad de educar. Las innovaciones tecnológicas actuales, tan relevantes, no reemplazan al docente, sino que complementan su actividad educativa. De nada sirve repartir computadoras si la base formativa del docente sigue siendo deficiente.

Profesores que saltan de cátedras en diferentes colegios difícilmente puedan poner su cabeza en innovar y formarse. Foco del docente en un establecimiento con tiempos para poder prepararse y formarse, resulta crítico para lograr mejores docentes y mejores resultados en los alumnos. Escuelas del siglo XIX para gente del siglo XXI difícilmente puedan consolidar la educación de gente que requiere otros incentivos.

Dos temas más de actualidad son la meritocracia y la relevancia del liderazgo en las escuelas. El sistema educativo actual tiene terror a ser evaluado. Cada atisbo de evaluación viene acompañado de una protesta sindical.

El liderazgo en las escuelas también es crítico.Existe un atraso de las condiciones laborales y de la formación de directores. “Un director es un docente que acumuló antigüedad al frente del aula, pero que no ha sido formado para dirigir una escuela.” Estos liderazgos son fundamentales en contextos de vulnerabilidad.

Éstos son los desafíos que sería relevante que el sindicalismo acompañara para tener un sistema educativo con maestros bien pagos, pero también con una calidad educativa que llegue a las aulas.

¿Y qué decir en nuestro país de los líderes políticos? ¿Alguien ha escuchado a algún político preocuparse por los eventuales costos para los estudiantes asociados a la estabilidad docente o a la existencia de una escala salarial basada en la antigüedad y no en el mérito? Es claro que no, ningún político desea enfrentar a los sindicatos del sector.

Es predecible. Al fin y al cabo son los mismos políticos que pronuncian enérgicos discursos en favor de la educación pública, mientras la mayoría de ellos envía sus hijos a colegios privados.

LOS GREMIOS DOCENTES Y LA CORRUPCIÓN

Para Sarmiento, educación popular equivale a educar a todo el pueblo: la educación de todos los habitantes es tarea prioritaria para la construcción de la nación.

Ante la tumba de Sarmiento, Carlos Pellegrini sintetizó: “Fue el cerebro más poderoso que haya producido la América”.

Eso es lo que necesitamos señor Baradel, priorizar la educación por sobre las mezquindades y ambiciones gremiales.

Espero que usted esté a la altura de las circunstancias.Sin embargo su currículum ( o prontuario ) no es muy auspicioso.

Veamos por qué.

En los próximos días la gobernadora Vidal volverá seguramente a recibir al titular del Suteba, el ultrakirchnerista Roberto Baradel, ferviente promotor de la candidatura a gobernador de Aníbal “La Morsa Narco” Fernández, en el marco de la negociaciones paritarias del sector docente. El dato no es menor ya que Baradel, a través de su representante en el directorio en el IOMA, está seriamente sospechado por el vaciamiento que ocurrió en la obra social durante los últimos años.

Al escándalo del IOMA, se le suma el proceso de vaciamiento que atraviesa la obra social de los docentes (Osplad). En ambos casos intervino una dirigente muy cercana al titular del Suteba.

No son pocos los que creen que, en lugar de hablar de década ganada, los 12 años de gobierno K deberían haberse denominado “la década saqueada”, término que calza a la perfección para describir lo sucedido en distintas obras sociales manejadas por dirigentes K.

Tal es caso del Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA), con las 15 causas penales abiertas en los tribunales platenses que involucran al directorio de la institución –integrado por funcionarios políticos y representantes sindicales de Suteba y UPCN. Ahora bien, lo ocurrido en el IOMA no es una excepción. En la obra social docente (Osplad) ocurrió un proceso similar, con la particularidad de que actuaron algunos de los personajes involucrados en el vaciamiento de la obra social de la Provincia y que están ligados al gremio Suteba.

Tal es el caso de Patricia Nisenbaum, una dirigente sindical muy cercana a Roberto Baradel, quien antes de hacerse cargo de una de las vocalías del IOMA se desempeñó como delegada en la Osplad San Justo.

Patricia Nisenbaum
Patricia Nisenbaum

Actualmente sigue ligada a la obra social docente, siendo la representante de la Comunidad del Comité de Bioética del Policlínico Docente de la Osplad. Según pudo saberse, el proceso de vaciamiento habría tenido su origen en que se habrían desviado recursos millonarios pertenecientes a la obra social para sostener la estructura de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), que conduce Hugo Yasky, el jefe político de Baradel y uno de los dirigentes sindicales más serviles al kirchnerismo.

Recordemos que tanto Yasky como el titular del Suteba fueron entusiastas promotores políticos y económicos de la candidatura a gobernador de Aníbal “La Morsa” Fernández y de la postulación presidencial de Daniel Scioli. Lo mismo ocurrió con Carlos Quintana, secretario general de UPCN, que también tiene designado un representante suyo en el directorio del IOMA.

 Carlos Quintana
Carlos Quintana

“Fue tal el desmanejo, que ahora Baradel no quiere designar a su delegado/a en el directorio, pero varios de los gerentes de la Osplad en funciones le responden. Y quienes se animaron a denunciar lo que estaba ocurriendo fueron echados de la obra social”, dijeron altas fuentes consultadas por el diario Hoy. Según pudo saberse, se habría detectado un agujero de 30 millones de pesos en la Osplad, correspondientes a los ejercicios 2010, 2011 y 2012, cifra que habría sido facturada por empresas fantasmas. Esto se tradujo en una abrupta caída de las prestaciones de la obra social, afectando a miles de educadores en todo el país.

A su vez, el vaciamiento llevó a que la obra social esté al borde la quiebra, por lo cual intervino la Justicia en lo Civil y Comercial de Capital Federal y hubo una convocatoria de acreedores. Eso no fue todo. El año pasado, la Cámara del Crimen ordenó investigar al titular de la OSPLAD, Daniel Roberto Perata, por el supuesto desvío de fondos provenientes del Ministerio de Salud “en perjuicio de los afiliados de la entidad”. La Sala Cuarta del Tribunal, con las firmas de los jueces Mariano González Palazzo, Carlos González y Alberto Seijas, resolvió enviar el expediente al juzgado de instrucción número 34, actualmente a cargo del magistrado Roberto Ponce.

Daniel Perata
Daniel Perata

Además de Perata, en la causa se encuentra imputado el secretario de Actas, Mario Rojas. El resto de los integrantes del directorio de la Osplad son Héctor Cova (Secretario General de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica), Guillermo Marconi (Sindicato de Árbitros Deportivos de la República Argentina), Juan Carlos Manzan (CTERA, lista celeste) (fallecido en febrero de 2016) y Mora Pared (CTA-Chaco).

Héctor Cova
Héctor Cova
Guillermo Marconi
Guillermo Marconi
Juan Carlos Manzan (fallecido en febrero de 2016 )
Juan Carlos Manzan (fallecido en febrero de 2016 )
Mora Pared
Mora Pared

El fallo establece no obstante que “la eventual comisión de una defraudación por administración fraudulenta no puede, en estas condiciones, derivar en un menoscabo a las rentas del Estado Nacional”, sino directamente a los beneficiarios de la obra social. Así, el tribunal remitió las actuaciones a un juzgado penal de la Capital Federal para que determine si se cometieron o no delitos con esos fondos.  Es tan grave la situación que atraviesa la obra social docente que los propios trabajadores del instituto asistencial docente decidieron salir a la calle a manifestarse.Reclamaron frente al Juzgado Civil y Comercial a cargo de Jorge Sícoli –que interviene en el concurso de acreedores- para que no habilitara a la conducción kirchnerista de la Osplad a malvender los inmuebles de la obra social. “Una de las principales obras sociales del país, con 150 mil afiliados y casi 2 mil trabajadores, está en riesgo gracias a la política de vaciamiento de la conducción encabezada por CTERA”, expresaron los empleados.

Y agregaron: “Ahora intenta vender 3 inmuebles a $20 millones; mientras que su valor de mercado (según tasaciones alternativas) asciende a los $39 millones”, concluyeron. En ese contexto, no son pocos los actores políticos y judiciales que creen que, en la nueva etapa que se inicia, tanto Baradel, Nisembaum, Yasky y Quintana, entre otros dirigentes sindicales, deberán desfilar por los tribunales, dando explicaciones acerca del colapso de las obras sociales que ponen en serio riesgo la salud de millones de afiliados, es decir, trabajadores a los que deberían defender.

Yasky-Baradel-Quintana
Yasky-Baradel-Quintana
En el recambio de gobierno  quedaron en la mira varias de las designaciones realizadas en el IOMA. Una de las más polémicas es la joven Gisele Gogorza (31), que estaría vinculada a La Cámpora, a cargo de la dirección regional de la obra social con sede en Olavarría.
Gisele Gogorza
Gisele Gogorza
Según trascendió, Gogorza dice haberse recibido de abogada en una extensión de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora que hay en Olavarría y en la propia regional se escuchan numerosas quejas debido a que habría sido designada a dedo, sin antecedentes, lo que habría derivado en una situación de caos en la regional. “La regional de Olavarría es una de las peores de la Provincia. Hemos hechos numerosos pedidos de informes para que nos acrediten los antecedentes de Gogorza y si realmente es abogada, y las autoridades no responden”, dijo a Hoy, Idelmar Seillant, titular de la Asociación de Profesionales del Ioma.
 Idelmar Seillant
Idelmar Seillant

Gente vinculada con Carlos Quintana y con su mano derecha, el secretario de Finanzas de UPCN, Héctor Nieves y Diego Leonardo Rétola (secretario gremial) aparecen directamente relacionados con mayorías de los negociados oscuros que se tejieron en la IOMA, desde la utilización de nombres de afiliados fallecidos para vender clandestinamente medicamentos oncológicos de alto costo, hasta la creación de sociedades fantasmas para facturarle al instituto cifras millonarias en concepto de internaciones domiciliarias que nunca se prestan.

Nieves-Quintana-Rétola
Nieves-Quintana-Rétola

Producto de todo esta situación, hay afiliados que están pagando con su vida o con un marcado deterioro de salud las falencias del IOMA que cada vez brinda menos prestaciones.

Quién fue quién en la obra social

Antonio La Scaleia: fue el presidente del IOMA desde el año 2010. Le dicen “El Tano” y tiene una dilatada trayectoria en el organismo que data de finales de los años ‘90, cuando asumió como director general de Prestaciones. La Scaleia es oriundo de La Matanza y desembarcó en la obra social de la mano del Justicialismo de la Tercera Sección Electoral.

Antonio La Scaleia
Antonio La Scaleia

Roberto Jorge Passo: Fue secretario general del sindicato de empleados del Automóvil Club y se desempeñó como diputado provincial hasta diciembre de 2011. Fue precandidato a intendente del Frente para la Victoria en Tigre. También apoyó al ex intendente kirchnerista de Necochea, Horacio Tellechea, que se hizo famoso luego del escándalo generado tras inaugurar una pelopincho y que terminó siendo echado por el Concejo Deliberante local. Passo fue el vicepresidente del IOMA.

Roberto Jorge Passo
Roberto Jorge Passo

Jorge Pumo: Es vocal del directorio. Estuvo interinamente a cargo de la vicepresidencia del IOMA hasta diciembre de 2011. Responde a La Scaleia y también fue director de recursos humanos del instituto. Además, fue director de la regional La Matanza.

Jorge Pumo con Estela de Carlotto
Jorge Pumo con Estela de Carlotto

Patricia Nisembaum: Es la vocal docente, designada por el gremio Suteba, que conduce el kirchnerista Roberto Baradel. Antes de llegar a IOMA, fue presidenta del Consejo Provincial de Buenos Aires de la obra social Osplad.

Patricia Nisembaum
Patricia Nisembaum

Luis Pérez: Es el secretario de Finanzas de UPCN y responde totalmente a Quintana. Asumió en reemplazo de Osvaldo Romanatti, que renunció por disidencia con la conducción del gremio.

Luis Pérez:
Luis Pérez:

En definitiva, estos dirigentes sindicales, en lugar de estar participando en una mesa de paritarias, deberían estar sentados en el banquillo de los acusados, de la misma forma que lo está haciendo Milagro Sala en Jujuy.

Esperemos que el gobierno que encabeza María Eugenia Vidal, que cuenta con el apoyo de la enorme mayoría de los bonaerenses, pueda hacer una autocrítica e introducir las modificaciones necesarias para que finalmente se haga realidad el cambio que votó la gente.

Que así sea.

60170

Fuentes

elterritorio.com.ar
educ.ar/sitios
elcomercio.com
ambito.com
brunner.cl
corrupcionarg.blogspot.com.ar
diariohoy.net
colectivoeconomico.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *