La filtración de más de once millones de documentos por parte del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) salpicó a 140 políticos de todo el mundo. Entre ellos, 74 líderes o mandatarios, y el resto son funcionarios, familiares o socios comerciales de ellos.

En América Latina quedaron involucradas figuras como el presidente de la Argentina Mauricio Macri, y sus antecesores Néstor y Cristina Kirchner involucrados indirectamente. También está implicado el jefe de Estado mexicano Enrique Peña Nieto y el ex alcalde de Bogotá, Gustavo Petro.

En Brasil, sacudido por el escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, se destaca la presencia en los informes de la ICIJ del presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha y el ex parlamentario João José Pereira de Lyra.

En Argentina el tema fue tomado por la secta kirchnerista como una aberración que habría cometido el actual Presidente sin recordar la masiva corrupción que los envolvió durante toda su gestión , doce años de robos , malversaciones y los delitos que se les puedan ocurrir.

Antes de referirme al tema argentino – del cual publico una parte – es necesario tener un panorama general sobre los paraísos fiscales , las empresas offshore y su funcionamiento en este mundo de globalización.

La opinión en general de la sociedad es que tener una sociedad offshore implica una ilegalidad. Sin embargo, no necesariamente su constitución está destinada a cometer un delito. La ilegalidad de éstas se halla cuando el/los propietarios de esta sociedad no declaran ni comunican la creación de la misma a las autoridades tributarias de sus países de origen y no cumplen con sus obligaciones y si su uso está asociado a actividades delictivas, como financiación del terrorismo o blanqueo de capitales, entre otras.

Son instrumentos legales, eficaces y eficientes, utilizados para la planificación fiscal, como por ejemplo, para optimizar la carga fiscal en operaciones con el exterior sin evadir los impuestos. Dentro de lo que se considera un estado de libertad económica, se puede elegir el vehículo que más convenga, siempre que no viole una normativa legal.

Es muy importante distinguir los conceptos “ilegalidad” y “legalidad” dentro de esta cuestión para determinar su condición:

Será legal la constitución de sociedades offshore cuando particulares o empresarios buscan ventajas impositivas, confidencialidad y seguridad que no disfrutan en sus países de origen. Ejemplo: comprar bienes en otros países y mantenerlo en secreto.

Será ilegal cuando el establecimiento de la sociedad offshore tuvo como propósito esquivar sus impuestos en el país de residencia o donde se generó la ganancia, ocultando el nivel real de beneficios para evadir impuestos.

Como bien podría creerse, constituir una sociedad offshore no es tarea fácil. Se requiere la labor de profesionales y expertos consultores especializados en la materia, con presencia física, que le asesoren durante todo el proceso de constitución y le informen de sus obligaciones fiscales.

Se llama ‘offshore’ a cualquier sociedad creada según las leyes de un Estado extranjero y cuya actividad se realiza fuera de la jurisdicción en la que está registrada. Por esta razón, el término se utiliza para denominar aquellas compañías creadas en un paraíso fiscal, donde no llevan a cabo ninguna actividad sino que aprovechan las ventajas fiscales y de secretismo de la jurisdicción.

Estas sociedades se pueden utilizar simplemente para acumular patrimonio, pero a menudo tienen otros fines, como comprar acciones, bienes o desviar beneficios personales o de una empresa. Además pueden utilizarse también para abrir cuentas bancarias en otros países -básicamente en Suiza, pero también en otros países con secreto bancario como Andorra o Mónaco- a nombre de estas sociedades y que los beneficiarios últimos puedan ocultar su identidad para eludir así el pago de impuestos.

Las nuevas leyes antiblanqueo obligaban a los bancos de estos países a informar de los titulares de cuentas a nombre de una persona pero no si estaban a nombre de una sociedad, con lo que bastaba con crear una sociedad en Panamá, por ejemplo, para mantener oculta su identidad. De ahí la denominación de “sociedades pantalla”, puesto que su único fin era ocultar el verdadero dueño del patrimonio y no tenían ninguna actividad real mercantil.

El hecho de que una sociedad se abra desde Panamá no significa que esté registrada en ese país. Como demuestran los documentos a los que se ha tenido acceso uno de los servicios que proveen despachos como Mossack Fonseca es justamente el de buscar la solución más adecuada a las necesidades de su cliente, moviendo las compañías a jurisdicciones que garantizan mayor secretismo y se adaptan mejor a las demandas de los beneficiarios.

sede-del-edificio-mossack-fonseca-efe

Jurgen Mossack y Ramon Fonseca
Jurgen Mossack y Ramon Fonseca

Cualquier persona o entidad puede poseer una sociedad ‘offshore’. Pero según muestran ‘Los Papeles de Panamá’, es muy complejo hacerlo sin un buen intermediario, generalmente un experto fiscal. Se trata de una pieza clave en la maquinaria ‘offshore’ y es un papel en el que destacan los despachos de abogados. Por cuenta de su cliente, contactan con Mossack Fonseca para crear el esquema que mejor se adapte a los intereses y necesidades del beneficiario. Son ellos quienes gestionan la parte burocrática y administrativa. En la mayoría de los casos, Mossack Fonseca no entra en contacto con el verdadero beneficiario de la sociedad.

Varios grandes bancos internacionales han ejercido de intermediarios, con la adquisición de firmas ‘offshore’ que ofrecen a sus clientes para realizar inversiones o abrir cuentas bancarias.

Una vez establecido el contacto con los representantes del beneficiario, el despacho panameño provee los administradores para la compañías. En el caso de Panamá son suficientes tres administradores y un accionista (o dueño). Ninguno de ellos tiene por qué ser el beneficiario final de la sociedad.

Estas personas pueden así ejercer como ‘testaferros’ (literalmente, ‘cabeza de hierro’ en italiano), hombres de paja que se utilizan para que no aparezca el nombre del verdadero dueño de la sociedad. Despachos como Mossack Fonseca proveen este servicio, por lo que es bastante frecuente que un testaferro coincida en varias sociedades sin que este hecho implique, por sí solo, que haya alguna conexión entre ellas. Incluso conociendo el nombre de los administradores, no es fácil llegar al beneficiario final. Suelen hacer falta requerimientos judiciales para descubrir quién posee realmente una compañía ‘offshore’.

El gran atractivo de las sociedades panameñas ha sido históricamente la posibilidad de tener acciones al portador, títulos cuya simple posesión física acredita la participación en una sociedad y hace extremadamente complejo rastrear los verdaderos dueños para las Haciendas nacionales. Es decir, aquellos que tenían cuentas en Suiza o Andorra podían crear una de estas sociedades en las que ni siquiera figuraba su nombre, sino que bastaba con tener en su poder las acciones físicas. En 2015 el Gobierno de Panamá tuvo que regular este tipo de acciones, entre otras medidas, para adaptar las leyes locales a las normas internacionales contra el blanqueo de dinero.

A día de hoy, la fórmula que garantiza mayor secretismo en Panamá es la Fundación de Interés Privado. Funciona como una sociedad, no está sujeta a ningún tipo de impuestos y no hay necesidad de desvelar beneficiarios ni de rellenar informes de cuentas.

Tener una sociedad offshore es legal siempre y cuando el beneficiario declare la sociedad a las autoridades fiscales del país en el que reside.

Cabe preguntarse entonces que es un paraíso fiscal.

‘Paraíso fiscal’ es una mala traducción del inglés ‘Tax Haven’, literalmente ‘refugio fiscal’. Pero el concepto es el mismo. Se trata de lugares donde la creación de sociedades mercantiles es una de las principales, cuando no la única, industria del país. Por ejemplo, en Islas Caimán hay dos sociedades registradas por cada habitante. Su éxito reside en las enormes ventajas fiscales que ciudadanos de otros países pueden obtener utilizando estas sociedades y en el secreto bancario, necesario para ocultar bienes o patrimonio a las autoridades fiscales de cada país.

Cuando hablamos de paraísos fiscales, o centros offshore, necesariamente necesitamos citar la lista de la OCDE (Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo) y también del FMI (Fondo Monetario Internacional). Al final, la determinación de las líneas generales de la base legal de la tributación internacional es impuesta por estas dos instituciones. Es importante esclarecer que la mayor parte de los países utilizan las reglas establecidas por la OCDE y FMI en sus legislaciones internas en lo que se refiere a materia tributaria. Cada país tiene la libertad de aplicar las listas en su legislación, siendo que en la práctica es común observar que una nación considera una determinada jurisdicción como paraíso fiscal y otra no.

Para entender mejor el tema debe explicarse que los centros offshore están divididos en 3 categorías, porque además es muy importante conocerlas antes de determinar cuál es la planificación fiscal más adecuada para cada empresa o persona física. La primera es conocida como Nil Tax Havens. En estas jurisdicciones no hay impuesto sobre la renta o el impuesto de sociedades; no hay impuesto sobre las plusvalías, e impuesto de sucesiones. Algunos ejemplos son las Islas Caimán, Dubai, Mónaco, Bahamas, Bermudas.

Otra categoría son los Source Exempt Havens. Estos centros sólo gravan las rentas generadas localmente; hay exención en la tributación de impuestos a los ingresos obtenidos a partir de fuentes extranjeras (importante: la fuente de ingresos extranjeros no puede provenir de ninguna actividad empresarial local). Algunos de ellos son Panamá, Costa Rica, Hong Kong o Singapur.

Como última categoría están los Low-Tax Havens, en los cuales se pueden obtener ventajas fiscales en situaciones especiales (como las ganancias de capital, royalties, dividendos, etc.), o incluso utilizar sus amplios tratados de doble imposición. Algunos ejemplos son Chipre, Reino Unido, Suiza, Dinamarca, Bélgica, Los Países Bajos, Austria o Malta.

Por lo tanto, estos centros proporcionan desde un punto de vista económico y legal las siguientes ventajas:

  • Baja o nula tributación (baja tributación o exención del impuesto sobre la renta, impuesto de sociedades, impuesto sobre las plusvalías, impuesto de sucesiones, además de no cobrar impuestos sobre las ganancias de capital, royalties y dividendos)
  • Además, muchos de los paraísos fiscales tienen firmados tratados de doble imposición que pueden beneficiar a las empresas o personas físicas.
  • Hay muchas facilidades en la regulación financiera. Por eso las instituciones financieras, en general, tienen operaciones en estas jurisdicciones en parte para beneficiarse fiscalmente, pero también para evitar los controles internacionales.
  • Secreto bancario e incluso el anonimato.

El secreto es la característica principal de un centro financiero offshore, donde la información sobre empresas o el nombre de sus socios no está disponible, además tampoco se puede acceder a los datos de las personas con poder de gestión de activos, o cuentas corrientes. Sin embargo, actualmente, con los cambios en la legislación fiscal internacional, en la mayor parte de las jurisdicciones offshore, sí es posible acceder a tales informaciones. Eso ocurre en casos de evasión fiscal con relación a crímenes de tráfico de drogas, armas o blanqueo de capitales. Incluso en estos casos, los crímenes deben estar muy bien fundamentados por las autoridades fiscales y judiciarias del país solicitante, en caso contrario, no se suele acceder a tal información.

Los tratados de doble imposición son acuerdos internacionales, cuyo objetivo es evitar la situación en que la misma renta o la misma propiedad llegue a ser el objeto de imposición dos veces en dos países diferentes. Se estipula el tipo y el monto de impuestos que cada país cargará sobre los ingresos generados por actividades e inversiones transfronterizas.

Para explicarlo voy a poner el ejemplo de una persona jurídica, un individuo que lleva a cabo negocios en EEUU a través de una sociedad offshore con sede en Chipre. Su sociedad no tiene un lugar fijo de negocios en territorio americano, pero utilizando el tratado de doble imposición entre EEUU y Chipre la empresa no pagará nada o casi nada de impuestos por sus ingresos en EEUU. Así, el dinero generado por la compañía chipriota, podría ser sacado de EEUU libre de impuestos ya que es no residente. Además, si transfiere estos beneficios a Chipre, pagaría solamente un 12,5%.

Y el ejemplo de una persona física, un individuo que posee acciones en la Bolsa de Valores de Nueva York. Por razones comerciales o fiscales, establece una sociedad de cartera para poseerlas. EEUU tributa a 30% los dividendos recibidos. Para evitar esta tributación, este mismo individuo decide abrir la sociedad en Holanda para no pagar los 30% y beneficiarse del tratado de doble imposición con EE.UU.

No existe una lista global oficial de paraísos fiscales. Cada país decide por sí mismo con qué jurisdicciones firma acuerdos tributarios o de intercambio de información, lo que ha permitido a la OCDE eliminar a una treintena de países de su lista de estados ‘no cooperativos’ fiscalmente.

En el caso de las sociedades offshore lo relevante no es tanto la naturaleza jurídica de las mismas (que, si han sido declaradas, son nítidamente legales), sino la actividad que se realice con ellas. Son atractivas para grandes organizaciones criminales y grupos terroristas, por ejemplo, porque les permiten financiarse y mover dinero beneficiándose del secreto bancario de los paraísos fiscales. Pero también son útiles para clubes de fútbol, como la Real Sociedad, para pagar a sus trabajadores extranjeros.

Pagar menos impuestos es legal.

Claro que es legal, tan legal como lo es para un policía, un guardia de seguridad o para un atleta de tiro el adquirir un arma de fuego. Su posesión per se no es ilegal y tampoco mala, lo que sí se reconoce es que conlleva una gran responsabilidad. La legalidad o no reside en el propósito, en el uso que se le dé a la misma.

Eludir (elusión) es la reducción del monto de impuestos a pagar dentro del marco legal.  Un ejemplo claro es buscar el monto mínimo a pagar del impuesto sobre la renta a través de la deducción de financiamiento de estudios, salud o deducción de donaciones.  Lo cual tampoco va en contra de la ética ya que la misma ley me lo permite y no estamos obligados a pagar más impuestos que los que la ley nos obliga.

En cambio la evasión sí es un delito, ya que consiste en ocultar bienes o ingresos intencionalmente con el fin de no pagar impuestos.  Por ejemplo, recordemos al comercio que ofrece no dar factura para descontar el impuesto o aquella persona que miente en su declaración. Al final es algo que va más allá de la utilización de algún tipo específico de empresa. No obstante, si se utiliza una empresa offshore para evadir impuestos o un arma para cometer un delito, es su mal uso el que catalogamos de malo y no la creación o elaboración de la misma.

Dentro de los factores positivos de crear una empresa offshore se pueden mencionar los siguientes: agilidad y eficiencia en la consolidación de operaciones en diferentes países; al haber tributado como se debe en cada operación la offshore ofrece un recinto en que se consolidan los resultados sin necesidad de tanta fiscalización, bajo un régimen que optimiza la rentabilidad de los resultados; asimismo se logra diversificar el riesgo país y minimizar los tiempos necesarios para poder reinvertir los flujos en cualquier país que desee.

No obstante, si los paraísos fiscales beneficiasen a todo el mundo, nadie pagaría impuestos, lo que no parece ser una práctica muy extendida. En los laberintos financieros de los ‘offshore’ sólo hay grandes patrimonios. La política de estos países beneficia sólo a los ricos mientras ahuyenta a las pequeñas empresas y no favorece la entrada de inmigrantes, lo que explica por qué sus poblaciones suelen ser pequeñas a pesar de acumular tanta riqueza. Casi todos los ciudadanos que depositan allí su dinero no han pisado nunca el país.

De igual forma, ofrecen beneficios de seguridad y discreción para sus propietarios, muchas veces los inversionistas de alto perfil desean mantener su identidad en secreto mientras realizan transacciones importantes ya que muchas veces su simple nombre incrementa el flujo de personas interesadas en el proyecto y por ende el precio de las mismas. Aparte, en entornos con alta inseguridad, la protección de identidad dentro de una offshore es una práctica común para mantener un perfil bajo.

Los tipos de sociedades offshore son:

  • IBC (International Business Company). Significa compañía de negocios internacional y es la forma de sociedad offshore máscomún. Prácticamente se puede encontrar este tipo de sociedad en todas las jurisdicciones offshore, bajo la forma de sociedad de responsabilidad limitada o sociedad anónima.
  • LLC (Limited Liability Company). Esta forma solo se puede encontrar en algunas jurisdicciones y es una sociedad limitada fiscalmente transparente cuyos miembros declaran los beneficios obtenidos con la sociedad en sus declaraciones de la renta individuales

Las sociedades offshore no están destinadas a un sector económico específico. Sin embargo, estas sociedades se agrupan sobretodo en empresas del sector servicios.

Las jurisdicciones offshore ofrecen grandes beneficios fiscales a las empresas extranjeras que se establezcan en su país, pero también piden una serie de requisitos.
Entre estos requisitos debemos destacar que:
  • Los directores de la sociedad no deben tener su domicilio en el país elegido para establecer la sociedad offshore
  • La sociedad no podrá realizar actividades comerciales en el país que se establezca ni utilizar mano de obra local
  • La sociedad no podrá usar la economía de la jurisdicción donde se establezca en materia de inversión, subsidios, ni transferencias bancarias

En los criterios de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) para identificar a un paraíso fiscal priman la cooperación y la transparencia sobre la propia política financiera. Importa más conocer el origen lícito o no del capital que aplicarle cualquier exención fiscal. No obstante, según la OCDE, estos ‘paraísos’ tienen en común que los impuestos son simbólicos; el secreto fiscal está muy blindado y las empresas domiciliadas allí no tienen presencia física. Así, la organización identifica 33 jurisdicciones que “hacen esfuerzos de intercambio de información” mientras acusa a cinco de ser totalmente opacas (Andorra, Liberia, Liechtenstein, Islas Marshall y Mónaco). La ONU, por su parte, llegó a contar 74 centros financieros de este tipo en 2014.

Para las empresas que están en proceso de internacionalización la planificación fiscal internacional es crucial para su éxito. La primera persona que hay que contratar, cuando se está planteando internacionalizarse, es un profesional especialista en fiscalidad internacional. Normalmente utilizar una estructura fiscal con empresas offshore puede mejorar y mucho la competitividad internacional de la empresa. Sobre todo de las pequeñas y medianas que, al final, son las que menos utilizan estas posibilidades.

El fisco podría ser un socio oculto en la internacionalización de las empresas  ya que la mayor parte del beneficio de la sociedad debe ser transferido al fisco a través de tributos y contribuciones sociales.

En el caso de la internacionalización el problema es más grave, ya que estamos hablando de fiscos en diferentes países, con una legislación distinta y muchas veces muy compleja. La mayor parte de las empresas que hacen negocios internacionales pagan más impuestos de los que deberían, porque no utilizan ninguna planificación fiscal para evitarlos. Eso ocurre sobre todo con las pequeñas y medianas, pero también muchas grandes podrían mejorar su competitividad a través de la planificación fiscal internacional más eficiente.

Un ejemplo de eficiencia es Google.

Cómo funciona en la práctica la planificación fiscal de Google, que de forma legal ahorra millones de euros anualmente utilizando centros offshore en su planificación. También Inditex, Apple e IKEA, entre muchas otras, utilizan planificaciones muy semejantes. Sin embargo, estos ejemplos pueden ser replicados por empresas de menor porte, contratando profesionales expertos en la materia.

Google concentra el 88% de sus ventas en una subsidiaria offshore con sede en Irlanda. Google envía el resultado de las ventas generadas en Europa a través de una empresa irlandesa a otra compañía irlandesa, esta última con sede en un paraíso fiscal como las Islas Caimán o las Bermudas. Esto es llamado “double Irish”. Pero primeramente envía estos beneficios a otra subsidiaria offshore constituída en Holanda, donde según la legislación fiscal local no se tributan los dividendos, royalties distribuidos o incluso las ganancias de capital en acciones de filiales. De esta forma, la primera compañía irlandesa firma un acuerdo/contrato donde pagará royalties sobre la utilización de la propiedad intelectual a la empresa offshore. Así, Google Holanda envía el 99,8% de sus beneficios a otra compañía irlandesa, pero con sede en las Islas Caimán o Bermudas (sin embargo, con gestión en estas islas), donde la tributación es cero en estos casos. Las subsidiarias en Caimán o Bermudas envían el beneficio a EEUU, pero antes firman un acuerdo de licencia (licensing) con Google Estados Unidos, determinando un canon muy bajo para evitar las altas cargas tributarias estadounidenses. Así, el beneficio generado es técnicamente un canon a ser liquidado en un contrato de licensing.

Solamente entre 2007 y 2009, Google ha tenido una ventaja fiscal de más de 3.000 millones de dólares, utilizando una planificación fiscal de acuerdo con las normas jurídicas, por lo tanto no hay que hablar de evasión de impuestos.

Otro ejemplo podría ser utilizar una empresa offshore en Luxemburgo para albergar sus derechos de propiedad intelectual (PI). Luxemburgo proporciona una exención fiscal del 80% sobre los ingresos derivados de propiedad intelectual, así como sobre las plusvalías obtenidas por la venta de dicha propiedad intelectual, además la compañía luxemburguesa sólo paga el 5,7% de impuestos sobre este tipo de ingresos. Aún más, la persona jurídica o física de Luxemburgo que percibe royalties como contraprestación por el uso de cualquier derecho de autor sobre programas informáticos, marca, diseño o modelo, se beneficia de una exención del 80% sobre sus ingresos netos.

El hecho de que las multinacionales se sirven de paraísos fiscales para eludir impuestos —Google, Apple, Microsoft, Starbucks…— llevó a la OCDE a lanzar el plan Base Erosion and Profit Shifting -BEPS- (erosión de bases imponibles y traslado de beneficios). Este proyecto, en el que participan medio centenar de países, aspira a que las grandes corporaciones paguen impuestos donde se genere su actividad. En este marco ya se han alcanzado algunos acuerdos como que las grandes compañías tendrán que detallar a partir de 2017 su contabilidad por países para mostrar donde generan valor añadido para que los países donde operan puedan gravar lo que generan en cada sitio.

SITUACIÓN EN ARGENTINA

Según los documentos Panamá Papers, Mauricio Macri estuvo al frente de Fleg Trading Ltd. junto con su padre Franco y su hermano Mariano desde 1998. Estuvo registrada en las Islas Bahamas hasta 2009, cuando el mandatario era jefe de Gobierno porteño. Pero como Macri no fue accionista, el presidente no lo informó en su declaración jurada.

La otra empresa es Kagemusha S.A. que no se trata de una sociedad integrada a partir del estudio jurídico Mossack-Fonseca, sino en De la Guardia-Arosemena-Benedetti.En esta sociedad se “confiere poder general a favor del señor Francisco Macri, actuando individualmente y de los señores Mauricio Macri y Gianfranco Macri, actuando conjuntamente sólo en caso de muerte del señor Francisco Macri”.

Franco, Mauricio y Gianfranco Macri

Sobre Mauricio Macri y su cuenta en un paraíso fiscal se conoció una información que es determinante: la DGI confirmó que Franco Macri declaró ante la AFIP en sus declaraciones juradas la empresa que había abierto en Panamá. Esto aclara un punto fundamental: no era una empresa oculta.

Hay empresarios que necesitan crear estas firmas porque en sus países hay restricciones en el manejo de divisas extranjeras y hay otras que las usan para evadir impuestos y lavar dinero.

Generalmente los que lo hacen para cometer un delito llevan testaferros. El beneficio que tienen los Macri es que crearon esta empresa con sus propios nombres.

Lo reprochable del Presidente es que ,aún sin obligación legal, debiera haberla declarado, con lo cual no tendría que dar explicaciones solicitadas por los sinvergüenzas kirchneristas.

Llama la atención que el inútil del Juez Sebastián Cassanello haya solicitado con premura información para imputar al Presidente de omisión maliciosa en su declaración jurada cuando “durmió” causas de corrupción kirchnerista desde 2013. Inutilidad o corrupción del juez. Cualquier cosa menos justicia.

Veamos ahora algo de los fétidos funcionarios, amigos, parientes de Néstor y Cristina y también de ellos mismos.

1*La extensa investigación también salpica a los ex presidentes argentinos Néstor y Cristina Kirchner, por la aparición en los documentos de Daniel Muñoz, quien fue secretario privado de Néstor durante toda su presidencia y luego en los primeros dos años del mandato de Cristina.

Muñoz y Kirchner
Muñoz y Kirchner

Daniel Muñoz fue el secretario privado y hombre de confianza del expresidente argentino Néstor Kirchner.  En 2013, los medios argentinos informaron de que Muñoz había ayudado a trasladar “bolsas de dinero” pertenecientes al presidente Néstor Kirchner desde Buenos Aires, la capital argentina, hasta Santa Cruz, el estado natal de los Kirchner. Los cargos relacionados con este caso se retiraron en julio de 2015 por falta de pruebas.

En los datos de Mossack Fonseca una sociedad de Islas Vírgenes Británicas se utilizó para adquirir propiedades inmobiliarias en EE.UU.

Muñoz y su esposa estaban vinculados a Gold Black, una sociedad constituida en las Islas Vírgenes Británicas en 2010 para invertir en el sector inmobiliario de EE.UU. Se declara que el origen de los fondos de la sociedad son “ahorros personales”. De 2010 a comienzos de 2015, la titularidad de la sociedad se basaba en acciones al portador, un instrumento financiero que puede utilizarse para ocultar la identidad del propietario. Uno de los administradores, Sergio Tadisco, ha explicado a Canal Trece que era un testaferro que dijo estar de acuerdo con el uso de su nombre en 2011, debido a la amistad con Muñoz y su mujer. En enero de 2015, Muñoz y su esposa se convirtieron en accionistas designados, con el 50 por ciento cada uno. En ese momento, Mossack Fonseca se había convertido en el agente registrado de Gold Black. Sin embargo, sólo tres semanas más tarde, su departamento legal propuso renunciar porque se estableció la relación de Muñoz con los gobiernos de los Kirchner. La renuncia se hizo efectiva en junio de 2015.

2*El diario francés Le Monde vinculó a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner con una presunta maniobra de lavado de dinero, usando a la organización humanitaria Cruz Roja internacional “como tapadera” para desviar fondos públicos de Argentina, en el marco de una operatoria diseñada por el estudio Mossack Fonseca de Panamá.

Le Monde-Cristina
La publicación gala asegura que “la pareja Kirchner aparece cuestionada” en un presunto montaje que les habría permitido blanquear dinero que tenía como destino obras públicas.
“En 2013, periodistas argentinos revelaron una red de corrupción y blanqueo en torno al ex presidente Néstor Kirchner y a Cristina Fernández de Kirchner”, reseña Le Monde.
Y en ese sentido, agrega: “La pareja presidencial habría, entre otros, desviado y sacado del país fondos con la ayuda de un empresario, y blanqueado 65 millones de dólares en Nevada (Estados Unidos) usando una gran cantidad de empresas de Mossack Fonseca”.
En los documentos de este estudio, que fueron difundidos a través de los informes periodísticos de los Panamá Papers, se revela que el nombre de la Cruz Roja Internacional era usufructuado con el propósito de esconder “dinero sucio”.
“Sin saberlo, la Cruz Roja resultó accionista de empresas que controlan el botín desviado por el clan Kirchner. Es que la firma panameña pone a disposición de sus clientes dos fundaciones: la Brotherhood Foundation y la Faith Foundation, que pueden ser usadas para tener acciones de sus sociedades offshore”, explica el artículo.
La maniobra es posible porque las fundaciones de este tipo, que no tienen accionistas, y permitirían enmascarar a quiénes son los verdaderos propietarios de una sociedad offshore.
Los periodistas de Le Monde encontraron entre los documentos filtrados a dos firmas: Aldyne Ltd. y Garins Ltd, las cuales, según denunció el financista Federico Elaskar, resultaron registradas por Mossack Fonseca en las islas Seychelles, a beneficio del empresario Lázaro Báez, vinculado al matrimonio Kirchner.
Federico Elaskar
Federico Elaskar
“La tapadera usada por estas dos firmas era la Faith Foundation. Detrás de ella, aparecía como derechohabiente económico la Cruz Roja Internacional”, señala la publicación.
“Como los bancos y los institutos financieros están obligados a obtener informaciones sobre los beneficiarios económicos finales (…) pusimos en marcha esta estructura designando a la International Red Cross”, describe un correo de la firma pamameña que es citado por Le Monde.

Según el medio, Aldyne Ltd, una de las empresas madre de “La Ruta del dinero K”, aparece como una de las 500 empresas que utilizaron el nombre de la Cruz Roja y otras organizaciones de beneficencia para ayudar a ocultar dinero espurio.

“Se pasaron buscando la ruta del dinero K y en el camino se encontraron la ruta del dinero M”, dijo Cristina Fernández de Kirchner, desligándose del tema. Sin embargo Le Monde publicó un informe que la menciona.

Bajo el subtítulo “La pareja Kirchner, cuestionada”, marca que el caso de la Cruz Roja “sirvió en particular para desviar decenas de millones de dólares de fondos públicos en Argentina“.

“En 2013, los periodistas argentinos destaparon una red de corrupción y y blanqueo del expresidente Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, que lo sucedió en 2007 y estuvo en funciones hasta 2015. La pareja presidencial habría, entre otros, sacado del país fondos con la ayuda de un empresario“, dice Le Monde, en referencia a Lázaro Báez, hoy detenido en la causa que investiga el juez Sebastián Casanello.

El diario señala que los Kirchner habría “blanqueado 35 millones de dólares en Nevada”  utilizando una red de sociedades de la empresa Mossack Fonseca.

“Según documento de la Justicia de los Estados Unidos, todas esas sociedad off shore tiene un punto en común. Ellas son controladas por un par de sociedades registradas por Mossack Fonseca en Seychelles: Aldyne Ltd. y Garins Ltd“, dicen.

Aldyne tene domicilio legal en las islas Seychelles, las mismas islas en las que el año pasado la presidenta Cristina Kirchner hizo una polémica escala técnica. Desde el 2003 hasta el 2010, la empresa suiza Helvetic Services Group -que dirige el ítaloargentino Néstor Marcelo Ramos- hizo crear en Las Vegas, Nevada, EE.UU., 148 empresas, según la investigación del fiscal José María Campagnoli. Las 148 tienen como agente residente en Nevada al estudio panameño Mossack y Fonseca y la mayoría presentaron como “administrador” a Aldyne.

dinero-ilegal-extranjero_CLAFIL20130416_0001

 

Néstor Marcelo Ramos
Néstor Marcelo Ramos

Aldyne es el nexo entre Panama Papers, la ruta del dinero K y los Kirchner, dice Le Monde.

Ahora Aldyne, sostiene Le Monde, aparece en los Panama Papers como una de las beneficiarias de ese servicio en nombre de la Cruz Roja. Según revelaron el matutino parisino y el diario Le Matin Dimanche de Suiza, Mossack Fonseca creó asociaciones ficticias con nombres altruistas como la “Fundación de la Fe” para hospedar acciones en unas 500 empresas que operaban en Panamá.

De forma habitual se incluyó como beneficiario de la fundación a la Cruz Roja, una designación que sirvió dos propósitos: tanto para ocultar a los verdaderos beneficiarios de las firmas como para cobijarse bajo un “aura tipo ONG”, escribieron los diarios.

” Aldyne Ltd. et Garins Ltd no pertenecen a Mossack Fonseca sino a la Faith FoundationY es así cómo, sin saberlo, la Cruz Roja resultó accionista de empresas que controlan el botín desviado por el clan Kirchner”, sentencia Le Monde, refiriéndose a una investigación hecha por el fiscal José María Campagnoli.

Un reporte de operación financiera sospechosa del gobierno de las islas Seychelles afirma que los dueños de Aldyne, “la empresa madre de la ruta del dinero K, son dos argentinos’”

El reporte en inglés se llama Suspicious Activity Report (SAR) y asegura que el corredor de bolsa Jorge Antonio Galitis y el abogado Edgardo Levita son los “beneficial owners” de Aldyne. El reporte de operación sospechosa está fechado el 23 de agosto del año de 2013.

Entre las numerosas empresas creadas por Aldyne y administradas por Helvetic,dos de ellas  Huston Management y Eyden fueron usadas por la  empresa suiza Helvetic Services Group para hacer inversiones inmobiliarias en la Argentina. En la primera “figuraría Galitis y en la segunda, el abogado Levita. Los dos están nombrados en la trama empresaria señalada por el fiscal Campagnoli en otros roles.

3*En el universo del lavado a gran escala, o se concibe una estructura propia o hay que echarse en brazos de las grandes asesorías internacionales para que desplieguen una a medida. Es la disyuntiva de tener un lavarropas o ir a un laverap para que laven y planchen. La convicción que se desprende de los escritos de Campagnoli es que Báez, o sus lugartenientes, se confiaron a Mossack & Fonseca en el 2002, pero a partir de 2006 comenzaron a armar una estructura propia en Lugano con Helvetic Services Group.

Helvetic Services Group
Helvetic Services Group

Helvetic Services Group se constituyó como sociedad anónima en el 6 de la Via Cantonale, en Lugano –cabecera del cantón del Ticino, Suiza– el 14 de noviembre de 2005. Proclamó un capital de 100 mil francos suizos (80 mil euros), con acciones al portador que facultan a quien las posea mantenerse oculto. Esa imagen discreta supone servicios financieros de consultoría y administración de baja intensidad, un modelo que resulta exiguo para cinco empleados permanentes, quienes gobernarían 60 millones de dólares en más de dieciséis países, precisiones plasmadas en un informe reservado ante la Inspección General de Justicia (IGJ).

ramos-baez

El desembarco de Helvetic Services Group en la Argentina dio la impresión de querer pasar desapercibido. Apareció en dos ediciones del Boletín Oficial de la Nación, entre fines del 2007 e inicios del 2008, como “controlante” del ciento por ciento de las acciones de Eyden Group LLC, inscripta en 2006 por el mismo abogado que inscribió a HSG, el doctor Horacio Francisco de Bonis ex periodista deportivo actualmente ligado al director técnico de Estudiantes de La Plata Mauricio Pellegrino.

De Bonis entrevistando a Bertoni
De Bonis entrevistando a Bertoni

Eyden fue advertida por la Inspección General de Justicia (IGJ) en 2011 para poner al día sus antecedentes, actualización que no se proveyó, anticipo de su revocación en julio de 2013. Originaria del paraíso fiscal estadounidense de Nevada, Eyden fue registrada en 2006 en su principal ciudad, Las Vegas, por MF Corporate Service (rama estadounidense del estudio jurídico Mossack & Fonseca, de Panamá, líder planetario en la confección de sociedades de cobertura). Hoy ya no aparece entre las 1.029 sociedades bajo su égido.

Intrincado destino se le reservó a su administrador en la Argentina, Aldyne Ltd., con base en el Estado de las islas Seychelles. El gobierno del archipiélago respondió por correo electrónico que actualmente la desconoce, pero el gabinete privado de rastreo de sociedades First Report Limited de Londres sostiene que continúa activa. Tal vez para salir del paso disimuladamente de estas investigaciones HSG admitió una inversión en la Argentina “a través de una LLC que tiene por agente residente a Mossack & Fonseca en Nevada” (las híbridas Limited Liability Companies pueden funcionar como corporaciones mercantiles o sociedades civiles). Pero HSG descartó mediante un comunicado publicado en su página web revalidar a Eyden u otra. Negó estar envuelta con Aldyne –fundada el 1º de octubre de 2004 por la filial Seychelles de Mossack & Fonseca–, cohabitando la sociedad y el buró jurídico que la aparejó en el mismo domicilio de Victoria, la capital de Seychelles, ex colonia británica del océano Indico.

El citado agente residente en Nevada, Mossack & Fonseca (con filiales en Ginebra, Zoug, Seychelles y Uruguay, entre otros), se ocupó paralelamente de organizar unas 150 sociedades de perfil similar. A todas les colocó Aldyne de apoderado en Seychelles. El enlace funcionó desde el 30 de julio de 2002 hasta el 15 de octubre de 2010, poco antes del fallecimiento del ex mandatario Néstor Kirchner.

Esos casi diez años coinciden con el período de apogeo de Lázaro Báez como beneficiario de contratos de obras públicas y explotaciones petroleras, indudablemente por el viento de cola que debieron soplar desde el seno del matrimonio presidencial, para permitirle arrogarse públicamente haber facturado durante esos años unos 1.200 millones de dólares.

En alguna de las 115 islas de Seychelles en el océano Indico, al noreste de Madagascar, hizo escala prácticamente de incógnito la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, entre el 21 y el 23 de enero de 2013, al concluir una gira por Cuba, Emiratos Arabes, Indonesia y Vietnam. No hubo justificación pertinente a la lectura del decreto publicado en el Boletín Oficial el 13 de marzo de 2013, casi dos meses después del furtivo pasaje. Una interpelación del legislador nacional Gerardo Milman despertó expectativas no obstante la indiferencia del Gobierno. El silencio oficial recién se rompió el 18 de agosto de 2013 cuando el periodista Jorge Lanata volvió a la carga en su programa televisivo Periodismo para todos.

Decreto boletin oficial
BOLETÍN OFICIAL DEL 10 DE ENERO DE 2013 – DECRETO 23/2013

La secretaría de la Presidencia de la Nación replicó por un comunicado. Enmendó el Boletín Oficial diciendo que la parada en Seychelles no duró dos días. La rebajó a trece horas y media del martes 22 de enero de 2013 “por razones de seguridad y de aeronavegación para descanso de la tripulación”. Una semana antes de que la Presidenta aterrizara en Seychelles, Aldyne comenzó a desprenderse de algunas de las sociedades de la cuales era administradora. En el transcurso de su estadía, tres compañías británicas enredadas en la lejana constelación de firmas por maniobras de Ramos y su sobrino Javier Martín Vanella sufrieron el temblor sísmico de modificaciones y bajas de directorio.

En cualquier caso, el complicado tinglado de sociedades impide escrutar ahora con exactitud el significado de las huellas dejadas en la Argentina años atrás por Eyden y Aldyne. El papel de las sociedades instrumentales en las plazas financieras denominadas off-shore (extraterritoriales) –como Panamá, Belice, Nevada, las islas Seychelles, las islas del Canal de la Mancha, el Caribe, e incluso Suiza, Austria, Luxemburgo y el Reino Unido en condiciones parcialmente diferentes– es proporcionar a quienes se sirven de ellas una pantalla societaria de anonimato para el titular del paquete accionario, junto a la optimización y hasta la excepción del pago de impuestos por la operatividad bancaria que lleven a cabo fuera de esos territorios, aunque gestionen capitales desde dentro de los mismos. De aquellas 150 sociedades censadas unos párrafos antes en Nevada que fueran protegidas hasta hace poco tiempo por la sombrilla de Aldyne en los palmerales de Seychelles, 109 han sido invalidadas.

Subsisten a la intemperie 38, entre las cuales 12 fueron recubiertas por un nuevo blindaje contra la curiosidad informativa. Mossack & Fonseca les ha concedido otros managers en la isla de Anguila y las islas Vírgenes (Inglaterra), Panamá, Estambul (Turquía), Lausana (Suiza) y Las Vegas (Estados Unidos). De esa limpieza de sociedades inutilizables por los hombres y mujeres a nombre de quienes estaban y escondidas en sitios tan inexpugnables como exóticos, sobresale que el paraje de reemplazo predilecto es Anguila, otra pequeña isla de poco más de cien kilómetros cuadrados, territorio británico de ultramar ubicado en el Caribe al norte de las Antillas Menores. En su playa de estacionamiento aparca Forbest LTD., el suplente de Aldyne. Es el garaje de otras treinta sociedades edificadas por Mossack & Fonseca para sus dinerados consumidores (…).

Otro caso que salpica al kirchnerismo.

Mientras su esposo, Julio De Vido, era el todopoderoso ministro de Planificación, Alessandra Minnicelli se interesó en una sociedad offshore de Panamá para desarrollar múltiples operaciones; entre ellas, comprar “unidades departamentales en propiedades horizontales”. Pero las tratativas se cortaron, de manera abrupta, cuando el estudio Mossack Fonseca detectó quién era su marido, según surge de documentos analizados por el diario LA NACION y El Trece T.V., en la investigación impulsada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) y el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

Julio De Vido y Alessandra Minnicelli
Julio De Vido y Alessandra Minnicelli

Minnicelli figura en el caso N° 1.646.614 de los registros internos de Mossack Fonseca vinculado a la firma Sunset Real State SA durante 2009, el año en que tanto ella como De Vido fueron sobreseídos en la investigación por presunto enriquecimiento ilícito, resolución que la Justicia revocó recién seis años después.

La ex síndica general adjunta de la Sigen encendió una luz de alerta en Mossack Fonseca cuando advirtieron que se trataba de una persona políticamente expuesta (PEP).

De acuerdo con la documentación interna de Mossack Fonseca, Minnicelli iba a gozar de amplias atribuciones para operar la sociedad offshore . La cláusula sexta de la escritura, por ejemplo, estipulaba: “Administrar sin limitación alguna, celebrar contratos, recibir o dar dinero en préstamo, comprar productos y bienes o propiedades, abrir y cerrar sucursales en cualquier país del mundo” y “abrir cuentas bancarias en nombre de la sociedad”, entre otras.

En otro mail enviado durante la primera semana de abril de 2009, las tratativas registraron un nuevo paso: adjuntaron al correo el DNI escaneado de la esposa de De Vido.

Pero la gestión se frustró. El 17 de abril de 2009, Mossack Fonseca pisó el freno por iniciativa propia. En uno de los correos electrónicos que fueron y vinieron se emite la alerta de que Minnicelli es una “PEP”, es decir, una persona políticamente expuesta. “Hemos verificado que Minnicelli trabajó en la Sigen de la Argentina. Es la esposa del ministro de Planificación, Julio De Vido, quien fue investigado por presunto enriquecimiento ilícito y luego absuelto”, consta en un mail escrito en inglés.

El intercambio brindaba detalles del interés alrededor de Sunset Real Estate. “Nuestro cliente nos confirma que está adquiriendo esta sociedad para comprar propiedades en Uruguay”, se informaba, sin especificar nombres. A partir de entonces, Mossack Fonseca barajó varias opciones: desde no entregarle el poder a Minnicelli hasta requerirle una carta en la que consignara que contaba con evidencias suficientes que demostraran que su patrimonio era de procedencia legal.

La conversación reveló además que un escribano de Punta del Este, Miguel Álvarez de Boni, fue quien inició las gestiones. Según surge de esos correos, el notario conoció a Minnicelli “a través de otro cliente” y sólo sabía que a la sociedad la querían “para adquirir unas unidades departamentales en una propiedad horizontal”.

Las dudas sobre cómo abordar a los De Vido aumentaron dentro de Mossack Fonseca hasta que, en un mail del 11 de mayo de 2009, se consignó que el escribano Álvarez de Boni “no hizo más comentarios al respecto”. Entonces los panameños decidieron que la sociedad volviera a un “stock de shelf”, es decir, que quedara disponible para ofrecerla a otros potenciales clientes.

Sunset Real Estate, entonces, terminó años después en manos de otro argentino. En junio de 2015, se identificó como beneficiario final a un empresario textil de 70 años. Pero nada indica que quien adquirió Sunset Real Estate mantuviera algún tipo de vinculación con De Vido ni con su esposa.

La compañía que Néstor Kirchner tenía en Belfast

Parece que Néstor Kirchner no era tan patriota como afirmaba ser, sino que además ocultaba información sobre sus negocios. Siendo funcionario público eso configura un delito.

La información de esta consultora privada, aparece en varios registros webs y hasta en la propia página oficial del gobierno del Reino Unido (companieshouse .gov .uk), en donde se puede descargar un “Free Current Appointments Report” de cada una de las sociedades conformadas allí.

Entonces aparece el N° de Registro NI056515 que identifica a BMSC Consultancy Limited.

Esto es oficial e indiscutible.

Y la verdad, ningún medio ni periodista de investigación hasta el día de hoy te ha mostrado lo siguiente:

Screenshot_SmartSelect_2016-08-13-18-53-36
Reporte del Registro de Comercio del Reino Unido donde aparece el ex-presidente Néstor Kirchner como director de la compañía BMSC Consultancy Limited, radicada en Belfast. Figura su nombre completo (incluso su apellido materno), su fecha de nacimiento y su nacionalidad. Fija domicilio en el Edificio Laminar Plaza, Buenos Aires. Por ese entonces, ese edificio pertenecía a IRSA, la megaempresa inmobiliaria dirigida por Eduardo Elztain. Cabe recordar que Néstor Kirchner figura asumiendo cuando aún era presidente, hecho que configura un grave delito, ya que el cargo es, según el art. 92 de la Constitución Nacional, de dedicación exclusiva.

La sociedad funcionaba en Cathedral House 28-31, Waring Street: un centro de negocios y oficinas en el corazón de Belfast.Inició su actividad el 14 de septiembre de 2005 y fue disuelta el 8 de octubre de 2010.

Calle Belfast

El otro personaje mencionado en BMSC es un irlandés: Thomas Johnson, quien renuncia como director el mismo día que asume Néstor Kirchner. También aparecen una tercera directora, Bernadette Muresan (una prestanombres que figura en miles de sociedades en el Reino Unido) y Mr. Eoin Caughey, un irlandés también con un historial de cientos de compañías. La compañía fue disuelta el 8 de octubre de 2010. Apenas 21 días antes de la muerte del ex-presidente.

 

Screenshot_SmartSelect_2016-08-13-18-54-47

Formulario oficial del Registro de Comercio del Reino Unido, de la compañía BMSC Consultancy Limited, donde figura una rara firma de Néstor Kirchner, el 20 de septiembre de 2007. En esa fecha, Kirchner estaba en Nueva York, en la Asamblea General de la ONU.
Cabe aclarar que en ninguna de sus declaraciones juradas Kirchner reconoció haber formado parte de esta compañía. No está claro si la firma es de Néstor Kirchner, de algún apoderado legal para tal fin o si forma parte de una instrumentación apócrifa. En cualquiera de los tres casos configura un grave delito. Comparándola con la firma que Néstor Kirchner estampó en algunos documentos de público acceso, no hay puntos en común entre ambas.

 

Screenshot_SmartSelect_2016-08-13-18-55-41

Formulario oficial del Registro de Comercio del Reino Unido, de la compañía BMSC Consultancy Limited, donde renuncia como director el irlandés Thomas Johnson. En el mismo acto asume Néstor Kirchner.
BMSC poseía cinco integrantes: Néstor Carlos Kirchner, Thomas Johnson, Eoin Caughey, Bernadette Muresan y Red Col Limited (una sociedad con funciones de secretaría, no una persona física). Caughey y Muresan son testaferros o prestanombres, ya que el historial societario muestra que el primero pasó por 415 sociedades y el segundo, por 1098 sociedades. Toda esta trama está repleta de datos curiosos e intrigantes.
Por ejemplo, Bernadette Muresan, dirige además una compañía llamada BMN Distribution Limited, con domicilio en 82 Cathedral Road-Armagh, un pequeño pueblito de Irlanda. En esa dirección, en Google View muestra, pegado a una estación de servicio Costcutter, un pequeño local de distribución de combustibles, con lo que podemos conjeturar que es precisamente eso lo que “distribuye” BMN.

Otro enigma es Thomas Johnson, el desconocido director que precedió a Néstor Kirchner en BMSC.
El acta oficial de BMSC firmada por Johnson, afirma que nació el 22 de diciembre de 1971. Aparece registrado como irlandés y con un historial societario de una sola compañía: BMSC. Fija un domicilio que es un complejo de apartamentos en alquiler. Ahí termina su historial: demasiado escaso para alguien que aparece ligado en la misma compañía nada menos que a un expresidente argentino.

El último estado financiero conocido de BMSC data de fines de septiembre de 2006: 347 mil libras esterlinas (GBP). Más de tres millones de pesos argentinos.

 

Balance

Balance anual del año 2006 de BMSC Consultancy Limited, aprobado en junio de 2007. El mismo muestra un saldo de 347 mil libras esterlinas.

 

AP01

Sugestivamente, al igual que Néstor Marcelo Ramos y sus múltiples nacionalidades, Thomas Johnson aparece con nacionalidad inglesa dirigiendo otra compañía: 84 Estates Ltd. Esta es una sociedad que se dedica, dato jugoso, a la exploración y extracción de petróleo crudo y gas.
Lo acompañan en esta sociedad dos personas más: Mohammed Ibrahim Nayhan y Sean Sullivan Gibbs.
En esta compañía, Johnson fija domicilio en otra localidad: 88 Tennyson Road, en Cheltenham. Allí hay registradas una veintena de sociedades, pero en Google View sólo se ven pequeñas casas familiares. En resumen: sociedades fantasmas.

También descubrimos que Johnson es ingeniero civil y que se dedica a la construcción.
Y nos damos con la novedad de que Sean Sullivan Gibbs es un exitoso abogado que se perfila en las ramas construcción, hotelería, rutas y explotación petrolera. O sea, una especie de Lázaro inglés. Y por si fuera poco, dirige una sociedad que se llama “Compañía Internacional de Minería”.
Gibbs cuenta con un currículum bastante interesante, con trabajos en lugares geográficos más interesantes aún, aunque omite su paso por 84 Estates Ltd.

 

CV

Otro dato relevante es que BMSC fue inscripta en el Registro de Comercio del Reino Unido por el agente registrado Business World Enterprise Centre Limited, una empresa dedicada a los negocios financieros y de inversión que está conformada por Bernadette Muresan y familiares de Eoin Caughey. O sea, dos integrantes de BMSC también aparecen en el Agente que los registró. Su página web (businessworldec.com) está íntegramente en chino y en el preview de Google reza: Welcome to Swiss GST Forex, frase que remite a Suiza y a operaciones de valores y bolsas de mercado.

 

n21

Acta de conformación de BMSC de septiembre de 2005. Figura el mismo domicilio que posee el agente registrado Business World E.C. Limited: 69 Canal Street, en Newry.

 

n295

Acta de cambio de domicilio de BMSC. Se mudan a lo que fue su última dirección conocida: Cathedral House 28-31, Waring Street, en Belfast. Firma el acta, Bernadette Muresan, el 23 de abril de 2007.

 

n296

Acta oficial de BMSC en donde asume Thomas Johnson como director, el 23 de abril de 2007. Figura su fecha de nacimiento (22 de diciembre de 1971) y su nacionalidad: irlandés.

 

Change

Reporte Oficial de BMSC Consultancy Limited donde nombra en funciones de Secretaría a la sociedad Red Col Limited, originaria de Dublín. Red Col fue creada exclusivamente para ejercer funciones como secretaria en BMSC, ya que no hay registro alguno de actividad que haya tenido en otra compañía.

 

296ult

Acta de BMSC del 23 de abril de 2007 en donde se integra la sociedad Red Col Limited. Firma Thomas Johnson en nombre de esta compañía.

 

Para pensar:

1- En marzo de 2007 el titular de IRSA, Eduardo Elsztain le llevó a Néstor Kirchner un ambicioso plan inmobiliario que transformaría la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors (500 millones de dólares mediante) en el barrio privado Solares de Santa María, un conjunto de torres y viviendas de alta gama.

Eduardo Elztain
Eduardo Elztain

En aquella oportunidad, el anuncio lo hizo la titular de la Agencia Nacional de Inversiones, Beatriz Nofal, en la Casa de Gobierno, tras la firma de un convenio de inversión inmobiliaria por parte del presidente Néstor Kirchner, el titular de IRSA, Eduardo Elsztain, y Jorge Pérez en representación de la compañía Related Group of Florida. Después de varias idas y vueltas, el proyecto estuvo pendiente de aprobación en la legislatura porteña.

Beatriz Nofal
Beatriz Nofal
Jorge Pérez
Jorge Pérez

2- IRSA es la compañía que maneja actualmente el Hotel Llao Llao en Bariloche, además del Intercontinental y el Sheraton Libertador en Buenos Aires.

3- En el Edificio Laminar Plaza, la empresa mundial Regus (un rental de espacios y oficinas) tiene oficinas físicas y virtuales en alquiler. Casualidad o no, esta misma empresa ofrece oficinas de alquiler en la misma dirección que Red Col Limited, declara en Dublin: Alexandra House, The Sweepstakes – Ballsbridge, Dublin 4. Además, según reveló un informe de “Periodismo para todos”, Regus es la empresa a la cual Federico Elaskar le alquiló oficinas en Panamá.


4- El acta de asunción de Néstor Kirchner en BMSC está confeccionada el 20 de septiembre de 2007 y fue presentada y sellada en los registros el 1° de octubre del mismo año. Entre esas fechas, Néstor y Cristina estuvieron en Nueva York en la Asamblea General de la ONU. En esa semana, el matutino Página/12 publica una nota en donde afirma que el Reino Unido tenía la mira fija en Argentina para la búsqueda de petróleo y gas.

5- Dos meses después de que Néstor Kirchner firmara como director de BMSC, Enrique Eskenazi,quien desde 1980 es el accionista mayoritario de la constructora Petersen Thiele & Cruz , anunció que apalancado por el poder político, el Grupo Petersen había adquirido el 25% de las acciones de YPF. El acuerdo firmado fue que el aporte de Petersen sería integrado con financiación bancaria de BNP Paribas, Credit Suisse, Goldman Sachs e Itaú, además del aporte financiero de la propia Repsol-YPF.

6-La relación entre Kirchner y Eskenazi nació en Santa Cruz en 1996, cuando el empresario se interesó en la licitación del Banco de Santa Cruz. El grupo Petersen ya había realizado obras de construcción en esa provincia, pero el acercamiento entre uno y otro se dio durante la complicada privatización de esa entidad financiera. La oposición al entonces gobernador Kirchner denunció “un proceso de vaciamiento del banco ya que, para venderlo, se pasó a una cartera residual una pérdida de $ 160 millones o u$s 160 millones de entonces, que los oferentes no aceptaban”.Petersen Financiera tiene el 51% de las acciones, mientras que la provincia se quedó con el 49% restante. Actualmente, el Banco Santa Cruz tiene 19 sucursales (incluye una en Buenos Aires y otra en Tierra del Fuego.Maneja los sueldos de la administración pública y las jubilaciones, el pago a los proveedores, los fondos por regalías y coparticipación federal y el dinero de los municipios.

Banco Santa Cruz

 

Como puede verse Néstor Kirchner también participó de una sociedad offshore, con el agravante que comenzó cuando era Presidente de la Nación. Sin embargo nada de esto parece avergonzar a los militantes del proyecto  del susodicho y su esposa que nos ha robado durante 12 años.

Cuando la secta kirchnerista cuestiona la aparición de Mauricio Macri en los Papeles de Panamá, parecen olvidar como empezó la historia de la filtración de datos donde lo primero que se menciona son las maniobras de lavado de dinero que realizaron los miembros de la asociación ilícita nacional y popular.

Para que se tenga en cuenta voy a presentar el comienzo del libro Los Panamá Papers de los periodistas  Bastian Obermayer y Frederik Obermaier del periódico alemán Süddeutsche Zeitung.

“PRÓLOGO

por Bastian Obermayer

«Pling.»
Hace tres días que mi mujer, nuestros hijos y yo estamos en casa de mis padres, de visita, y desde hace dos días todos están enfermos. Todos menos yo. Son las diez de la noche. Ahora que ya he hecho mimos a cada paciente y he repartido hasta la última taza de té, me siento a la mesa del comedor, abro mi ordenador portátil y coloco a su lado mi smartphone.
Entonces lo oigo. «Pling.» Un nuevo mensaje.

[JOHN DOE]: Hola.
Soy John Doe.
¿Te interesaría recibir unos datos? Me gustaría compartirlos. (*)

John Doe

En inglés, «John Doe» significa algo así como «Fulano de Tal». Es una expresión que se usa desde hace siglos en el Reino Unido y también en Canadá y en Estados Unidos. Por ejemplo, cuando no es posible revelar la identidad de alguna persona en un procedimiento judicial, es habitual referirse a ella como «John Doe». También se llama así a los fallecidos de identidad desconocida cuyos cuerpos aparecen de repente en algún lugar. Desde hace tiempo han surgido, además, grupos de música, series de televisión y productos con este mismo nombre.
Así pues, John Doe es una identidad falsa, de un fulano cualquiera. Un fulano que, por lo que parece, ofrece datos secretos.
Ante semejante oferta, cualquier profesional del periodismo de investigación se activa. Inmediatamente. Los datos secretos siempre son buenos. En los últimos tres años, en el Süddeutsche Zeitung (SZ) hemos conseguido multitud de historias gracias a las filtraciones de datos —o, como se dice en inglés, leaks—: en unas ocasiones se trata de secretos fiscales en el Caribe (asunto Offshore Leaks); en otras, de cuentas suizas ocultas (Swiss Leaks), y en otras, de triquiñuelas tributarias en Luxemburgo (Lux Leaks). El sistema siempre es el mismo: en alguna parte se produce una fuga de una enorme cantidad de información confidencial, que va a parar a las manos de los periodistas. Aunque solo sea por cuestión de estadística, cuando se dispone de un elevado número de datos secretos, la probabilidad de que tras ellos haya historias interesantes es bastante elevada.
Además, en algunos casos nos pasamos semanas o incluso meses buscando una determinada fuente, así que, cuando es la fuente potencial la que acude a nosotros, tenemos que responderle rápidamente. Por lo menos, responderle. Hay pocas cosas que resulten más irritantes que encontrar en Der Spiegel o en Die Zeit una historia que nos hayan ofrecido antes a nosotros.

[OBERMAYER]: ¡Hola! Estoy muy interesado, naturalmente.

Las buenas fuentes —que son muy escasas— se reconocen enseguida. Las malas fuentes suelen estar nerviosas o confundidas y escriben correos electrónicos acordes con ese estado de ánimo. Por supuesto, también hay personas muy alteradas que están al tanto de historias interesantes, pero, en cualquier caso, son la excepción.
Los datos presentan una ventaja: no son presuntuosos ni charlatanes. Tampoco tienen una misión que cumplir ni pretenden manipular. Simplemente, están ahí y pueden comprobarse. Cualquier buen conjunto de datos puede cotejarse con la realidad. Y eso es precisamente lo que debe hacer el periodista antes de ponerse a escribir. En algún momento tendrá que pensar muy bien, además, sobre qué parte de esos datos va a informar.
Esa es la diferencia respecto a WikiLeaks. A menudo, los administradores de esta plataforma de revelación de datos los vuelcan directamente en la red, sin filtrarlos previamente de acuerdo con criterios periodísticos. Esa es la idea que está detrás del sistema. Una idea no del todo mala, dicho sea de paso.

[OBERMAYER]: ¿Cómo puedo acceder a esos datos?
[JOHN DOE]: Estaré encantado de facilitártelos, pero solo si se cumplen algunas condiciones. En primer lugar, tienes que ser consciente de lo peligrosas y sensibles que son algunas de las informaciones que se desprenden de los datos. Si se descubre mi identidad, mi vida correrá peligro. En las últimas semanas he estado pensando cómo podemos organizarlo. Nuestras comunicaciones estarán cifradas. Tú y yo no nos veremos nunca. Lo que al final decidas publicar, es problema tuyo.

Puedo apañármelas con estas condiciones. Es evidente que a todos nos gustaría conocer a nuestras fuentes para clasificarlas, para comprender su motivación. Pero a menudo es mejor para los informantes no mostrarse. En Alemania, los confidentes no cuentan con una protección especialmente adecuada y cualquiera que sepa de la identidad de un informante representa un peligro potencial. También —o sobre todo— cuando quien conoce esa identidad es un periodista.

En fin, esta fuente se comunica de forma clara y concisa. Yo también sé hacerlo. Parece que él o ella tiene algo que quiere ofrecer. Precisamente aquí. A mí:

[OBERMAYER]: De acuerdo. ¿Cómo organizamos la entrega?

Le envío mis datos de contacto para que pueda comunicarse conmigo de forma cifrada.
En la siguiente comunicación, acordamos un modo de entrega. Poco después, me llega una primera muestra por una serie de canales codificados.
Una buena señal: la fuente no me pide dinero. Hace un par de meses se puso en contacto conmigo una persona que aseguraba contar con los registros de unas cuentas bancarias secretas que un partido alemán poseía en el extranjero. El supuesto saldo de esas cuentas: veintiséis millones de dólares. Estuvimos dándole vueltas a aquel asunto durante una semana, recibimos fotografías de mala calidad de una serie de documentos bancarios, mantuvimos absurdas conversaciones telefónicas y, al final, en una de ellas la fuente pidió, repentinamente, que le pagásemos. Hay que tener en cuenta una cosa: básicamente, el Süddeutsche Zeitung no paga por recibir información. Jamás. No solo porque no disponemos de dinero, sino, sobre todo, por una cuestión de principios. De este modo, también nos aseguramos de desmotivar a la gente que pretende colarnos documentos falsos.
Eso sí, hay que estar dispuestos a soportar la idea de leer en otros periódicos las historias que hemos tenido que dejar escapar. Aunque, de todas formas, aquella historia acerca de la cuenta secreta del partido no se publicó ni en Der Spiegel ni en Stern. Se ve que también nuestros compañeros la consideraron falsa, si es que se la llegaron a ofrecer.
«Pling.»
Aquí está la muestra: un buen puñado de archivos, en su mayoría en formato PDF. Los abro en el ordenador y los examino, uno por uno. Se trata de escrituras de constitución de empresas, contratos y extractos bancarios. Necesito algo de tiempo para adivinar las posibles conexiones, pero, después de una búsqueda en internet, comprendo a qué se refieren estos documentos. Localización: Argentina. Un fiscal, José María Campagnoli, sostiene que unos sospechosos ejecutivos ayudaron a los Kirchner, esto es, a la por entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner y a su difunto marido, Néstor Kirchner, a sacar del país unos sesenta y cinco millones de dólares de fondos públicos, a través de un entramado extraordinariamente ramificado de ciento veintitrés sociedades pantalla, todas ellas constituidas por un bufete panameño de abogados denominado Mossack Fonseca, y domiciliadas en su mayoría en Nevada, un paraíso fiscal dentro de Estados Unidos. Sin embargo, ninguno de aquellos cargos se ha probado y Cristina Fernández de Kirchner niega que tales acusaciones sean ciertas.
Lo que hace que este caso sea de actualidad es una causa pendiente en Estados Unidos: el fondo de inversión NML adquirió, bajo la dirección de su fundador, Paul Singer, una cantidad millonaria de deuda pública argentina. Más tarde, el país se declaró en quiebra. La mayoría de los acreedores concedió una quita de la deuda. NML no. Este fondo está interponiendo demandas por todo el mundo para inmovilizar el patrimonio del Estado argentino. Ha llegado incluso a confiscar ante las costas africanas un buque de guerra argentino. Estos barcos, de hecho, se pueden vender por mucho dinero.
En la causa pendiente en Estados Unidos, concretamente en Nevada, lo que se solicita precisamente es que se haga público este entramado de sociedades pantalla. NML quiere que Mossack Fonseca le remita toda la documentación relativa a las ciento veintitrés empresas. Una parte de esa documentación está ahora mismo ante mis ojos, en la pantalla de mi ordenador. Se trata de los papeles que NML lleva años persiguiendo sin éxito. Enseguida lo comprendo: son pagos de cifras millonarias.
De acuerdo con la documentación, seis millones de dólares han ido a parar a una cuenta del Deutsche Bank en Hamburgo. A primera vista, el contrato correspondiente a este movimiento resulta sospechoso: se trata de una comisión en un negocio de juegos de azar.
En otros dos documentos figuran los verdaderos propietarios de dos de las empresas cuyos papeles reclama NML. Si estos documentos se conocieran, el procedimiento judicial daría de repente un enorme salto adelante.
Lo interesante es que todos los documentos parecen proceder del mismo bufete de abogados. Conozco Mossack Fonseca, pero solo como muralla infranqueable. Como agujero negro. Todas las investigaciones que nos han conducido a este bufete han acabado precisamente en él. Mossack Fonseca es uno de los mayores proveedores de sociedades pantalla anónimas y, si por algo se lo conoce, no es precisamente porque seleccione con sumo cuidado a sus clientes. Todo lo contrario.
Hablando en plata: algunos de los tipos más repulsivos de este planeta han utilizado sociedades offshore anónimas de Mossack Fonseca para encubrir sus actividades. En nuestras investigaciones sobre los asuntos Offshore Leaks y Swiss Leaks nos hemos topado, entre otros, con grandes traficantes de drogas condenados por la justicia y con presuntos comerciantes de diamantes de sangre que disimulaban sus negocios a través de las empresas de Mossack Fonseca. Si se busca en internet el nombre de los clientes de este bufete, se encontrará entre ellos el de los cómplices de brutales dictadores y asesinos como Gadafi, El Asad o Mugabe, que trabajan presuntamente con esta compañía panameña de abogados.
Insisto: presuntamente. Porque Mossack Fonseca niega esta colaboración y la lista de sus clientes no es pública. Al menos, no por ahora.

[OBERMAYER]: El material parece interesante. ¿Podría ver algo más?

Pero «John Doe» no responde. ¿Habrá cambiado de idea? ¿O sencillamente estará reflexionando?
Le envío otro mensaje:

[OBERMAYER]: ¿Se trata solo del caso de Argentina?

Cuando, pasados veinte minutos, sigo sin recibir respuesta, cierro el ordenador portátil, guardo el smartphone y me voy a la cama.
A la mañana siguiente —el hospital de enfermos sigue a tope— encuentro la respuesta. Y algo más:

[JOHN DOE]: Te envío más muestras. Algunas están relacionadas con Rusia. Una parte de uno de los archivos PDF es especialmente interesante para los alemanes. Busca por Hans-Joachim… En el sitio del que he sacado estos documentos todavía hay muchos más.”.…………………..

A partir de aquí el relato continúa enfocándose en otros personajes de la política y el mundo empresario global.


Como corolario surge que tanto Macri como Kirchner tuvieron empresas offshore. La diferencia radica en que el primero figura como consecuencia de una empresa de su padre siendo ambos empresarios. El pecado es no haberla declarado antes de ser Presidente. En cambio Kirchner constituyó la sociedad siendo presidente lo que constituye un flagrante delito. En ambos casos no se cuestionan los fines sino las formas éticas y legales.


Los Panamá Papers quedaron abiertos a las búsquedas del público en general: los dueños y los nombres de las más de 214.000 empresas offshore creadas en ese país por el estudio Mossack Fonseca fueron puestos online para que cualquier usuario pueda investigarlas.

Los datos fueron subidos al sitio web del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), la organización de profesionales de todo el mundo que trabajó en el análisis de los más de 11,5 millones de documentos filtrados. La información, que estará agrupada en un buscador, el siguiente link: https://offshoreleaks.icij.org.

Debido a que los documentos filtrados incluyen teléfonos, direcciones privadas, números de cuentas bancarias y otra información personal de los involucrados, el ICIJ optó por no subir copias de los papeles. Técnicamente, tener una cuenta offshore no es ilegal, siempre y cuando sea declarada ante el ente recaudador de cada país.

Lo que sí pusieron a disposición del público son los nombres de todas las compañías implicadas, sus dueños y accionistas y las direcciones que las sociedades dieron para su creación.

La información de los Panamá Papers fue cargada en el buscador que el ICIJ creó en 2013 para publicar los datos de los Offshore Leaks, una filtración de datos previa sobre empresas en paraísos fiscales. Por eso, además de los datos de las firmas creadas en Panamá, ya puede encontrarse en esa web detalles sobre sociedades radicadas en otros diez países habitualmente utilizados para evadir impuestos.

A continuación, una breve guía para realizar búsquedas en los Panamá Papers:

1) Ingresar al sitio https://offshoreleaks.icij.org

2) Leer y aceptar los términos y condiciones para realizar la búsqueda.

3) Se abrirá luego la pantalla principal del buscador, que incluye la posibilidad de hacer búsquedas por país, por el nombre de una persona o compañía o por la dirección dada por la sociedad. Para ver todos los argentinos involucrados, elegir “Argentina” y hacer click en el botón “Search”. NOTA: al seleccionar “Argentina” aparecerán todas las personas con esa nacionalidad, pero no se verán empresas. Para buscar las firmas offshore hace falta elegir la opción “Panamá”.

4) Luego de seleccionar el país, aparecerán tres columnas: a la izquierda, los nombres de los dueños de las empresas y los integrantes de sus directorios; en el centro, el nombre de las compañías y, a la derecha, las direcciones con las que esas sociedades offshore fueron registradas. Los datos buscados podrán ser rastreados en dichas columnas o a través del buscador que se ubica en la parte superior izquierda de la pantalla.

5) Al hacer click en el nombre de una persona. Se desplegará una infografía interactiva que detalla con qué empresas está vinculada y qué funciones cumple en ellas. Debajo del cuadro aparecerá el cargo que tuvo o tiene en esa compañía, su año de ingreso y la fecha en que terminó su vínculo, si es que en algún momento lo hizo.

 

Fuentes:

Documentos Juan Gasparini y Andrés Ballesteros

Bastian Obermayer y Frederik Obermaier 

Recopilación propia de información publicada en la Web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *