Sigo preguntando : existen peronistas hoy  en 2016 ?. Pueden existir mentes tan retrógradas que contengan ese concepto?. Es como volver al marxismo, al trotkismo, a las viejas izquierdas hoy solamente representadas por el comunismo de Corea del Norte con su régimen totalitario , militarizado y con el pueblo sumido en la miseria y carente de libertades individuales.

El peronismo murió con Perón. Esto es una verdad a todas luces, pero que en el universo peronista es tomada por ellos mismos como un modo de supervivencia.

Permítanme aclarar esta idea: cuando un peronista hace algo mal, pierde poder, provoca descontento social, hace el ridículo, genera una crisis, o algo de gravedad significativa, surge otro peronista blandiendo, con aparente humildad, esta frase tan valiosa. Pero esto lo hace para llegar al poder bajo el paraguas del peronismo que todo lo cobija y así repetir el ciclo decadente una y otra vez.

Se trata de un sistema de supervivencia ya que permite al movimiento peronista mantener la esencia trascendente del peronismo, ese imaginario, esa idea de Perón y Eva que de algún modo se encuentra almacenado en todos nosotros: Perón es bueno, Evita fue una santa que sacrificó su vida por sus descamisados, etc. Es en pos de mantener impoluta, impenetrable e incorruptible esa esencia que se evita asociar al partido con las acciones de los que antes eran queridos, pero ahora son despreciados peronistas traidores. Pero todo es una mentira. Perón no fue bueno y tampoco Evita. Si bien favorecieron a la clase trabajadora también indujeron al fanatismo , al adoctrinamiento, a la violencia, a la creación de un dogma justicialista que a lo largo de la historia resultó una falacia. Si no miren cómo estamos hoy después de 70 años de peronismo.

Cuando hablo de fanatismo y adoctrinamiento me refiero a la represión a opositores en el primer gobierno de Perón, a los Montoneros del 70, a La Cámpora, a la persecución al periodismo por el kirchnerismo, a la negación de todo pensamiento disidente desde 1945 a hoy inclusive estando fuera del poder.

Cuando hablo de violencia , miren :

Y lo peor es que no tienen identidad ideológica porque no saben lo que son. Se dicen un movimiento pero ¿qué contiene ese movimiento?. Desde la muerte de Perón sólo contiene oportunistas y trepadores sin pensamientos colectivos ; solo miran sus propios bolsillos para enriquecerse con la política a través de cargos públicos algunos con la corrupción descarnada de los últimos 12 años.

Esto es real, muchos pensamos lo mismo, y existen personas muy calificadas como el ensayista Santiago Kovadloff que así se manifiesta al respecto:

Una resolución de la Cámara Electoral habilitó a la fórmula Gioja – Scioli como única lista para las elecciones internas del justicialismo, por lo que ambos serán las nuevas autoridades.La lista, bautizada “Unidad Justicialista”, excluyó a La Cámpora, referenciada en la ex presidenta Cristina Fernández, y ubicó entre sus 75 consejeros titulares tanto a referentes de provincias como San Luis y La Pampa, que habían estado distanciadas del kirchnerismo, como a delegados del Bloque Justicialista de la Cámara de Diputados.

Scioli y Gioja
Scioli y Gioja

Del discurso que pronunció Gioja en el acto se destacaron especialmente dos cosas. Primero, su preocupación por el fuerte incremento de la pobreza desde que asumió Mauricio Macri. Habló muy claro en ese sentido, citando las estadísticas de la UCA. No mencionó la investigación de Unicef Argentina según la cual cuando Cristina terminó su mandato había en el país 4 millones de chicos pobres. El informe no incluye a los hijos de Báez.

En segundo lugar se destacó el ferviente llamado a la unidad. Basta de disgregación y de peleas. Como dijo Julio Bárbaro  “el peronismo es un recuerdo que sirve para juntar votos”.

Se vio a ultra K como Recalde y Kunkel, en amable confraternidad con ultra ex K como Juan Manuel Urtubey, Pichetto y Bossio. Y allí, entre ellos, Juan Manuel Abal Medina, el Chino Navarro, Manzur, Insfrán y tantos otros, a los que podríamos llamar “en tránsito”.

Está muy bien. A una década de predominio de lo ideológico debe seguirle una era de pragmatismo. Digamos, el camino que va de la revolución a la franquicia. Esto de la franquicia también es de Bárbaro, y no es ninguna barbaridad. Como afirmó Gioja, “no hay una máquina que diga quién es más peronista”. Bueno, en un partido donde el dinero tiene rango constitucional, quizás la máquina de contar billetes que vimos en La Rosadita podría darnos una mano.

Volvió el PJ, con gente nueva y discurso nuevo. El ciclo histórico que empezó con el menemismo y siguió con el kirchnerismo se completa ahora con el giojismo. La matriz es la misma, solo falta esperar a que se expresen.

Es decir que siguen pensando en la existencia de un Partido Justicialista o Peronista, por ende una “remake” de un peronismo muerto en 1974.

Es increíble la cobardía de los dirigentes peronistas pues no pueden , no quieren o no saben desprenderse de un movimiento fenecido. Ellos saben que cualquier “ismo” agregado a su apellido Sciolismo, Giojismo, Randazzismo, Cristinismo, no agregan valor a su imagen si no están bajo el paraguas del peronismo.

Incluso Sergio Massa y Juan Manuel Urtubey que son dirigentes jóvenes y creíbles también están colgados de los testículos del General Perón balanceándose junto a los otros en un movimiento pendular permanente porque al no tener fuerza propia ni carácter, deben seguir los vaivenes que siempre tuvo el justicialismo que no se sabe donde está parado nunca , o mejor dicho se posicionan en el lugar oportuno que les garantice el poder y la caja.

A los dirigentes del justicialismo les tiemblan las piernas y se les fruncen los esfínteres de solo pensar que su nombre no esté asociado de alguna manera al de Perón y tener alguna chance de juntar votos. La cobardía, la incapacidad, la ambición ,la ignorancia y la obsecuencia los unen.

Por ese motivo creo que Mauricio Macri les lleva una enorme ventaja en valentía pues generó su propio espacio al que atrajo a la Coalición Cívica de Carrió y al radicalismo de Sanz. Con defectos y virtudes es un espacio político definido y claro en sus propuestas y sobre todo genuino. No proviene de anquilosadas estructuras; al contrario, intenta imponer una modernización cultural y política.

Luego de ser derrotados en las urnas los sinvergüenzas kirchneristas llaman a una Resistencia al nuevo gobierno como si el origen de éste fuera espúreo como lo son ellos. Se rebelan a entender que perdieron pero con su mala fe intentan confundir y tratan de explicar que lo que se está haciendo en política económica como el pago a los fondos buitres está mal. Si se creen dueños de la verdad por qué no actuaron en estos 12 años para solucionar los problemas?. No lo hicieron porque estaban ocupados en robar en todos los estamentos del Estado además de que son inútiles e incapaces por donde se los mire.

“Al momento, la Resistencia enfrenta varios problemas. El primero es que, dado que ya no cuenta ni con caja, ni con cargos, ni con oficinas, ni con choferes, ni con celulares, ni con nada, no tienen más remedio que autoconvocarse por radiollamada y juntarse en plazas, veredas o banquinas. Por lo tanto, sus jornadas de concientización y resistencia, se realizan siempre y cuando no llueva mucho.

Este nuevo kirchnerismo se ha transformado en el primer movimiento emancipador popular y latinoamericano que antes de hacer la revolución tiene que consultar al servicio meteorológico.” (Borenztein)

El segundo problema es más complicado aún: deben enfrentar al Presidente Macri que está devaluando, ajustando tarifas, bajando la emisión, cerrando el problema con los Buitres y reconciliando a la Argentina con los gobiernos occidentales.

O sea, lo mismo que hubiera intentado hacer el candidato Scioli que perdió, y que ellos mismos votaron . De hecho, las primeras medidas económicas fueron mayormente apoyadas por Bein, Blejer, Marangoni y otros asesores del susodicho.

Quiere decir que, en el fondo, los valientes militantes de la Resistencia se han salvado de tener que combatirse a sí mismos y resistir a su propia dictadura.

Un tercer problema, no menor, es tener que explicar que las medidas oligárquicas que está tomando este gobierno de derecha no tienen nada que ver con las medidas revolucionarias que venía tomando el progresismo K.

Por ejemplo, la devaluación del 35% (6 a 8) que hizo Kicillof después de asumir es muy distinta a la devaluación del 35% (9,8 a 13) que hizo Prat-Gay después de asumir. O que la inflación del 30% que provocó la devaluación de 2014 fue por el bien del pueblo mientras que la del 30% de ahora es para perjudicarlo.

O que arreglar con el Club de París fue para la liberación y arreglar con los Buitres es para la dependencia. Mejor no recordar que la deuda original con el Club de París defaulteada en 2001 era de 1.879 millones de dólares. En setiembre de 2008, Cristina Kirchner firmó un decreto para cancelarla por 6.450 millones de dólares. Pero a último minuto se arrepintió y recién en 2014 lo mandaron a Kicillof a arreglar. El tipo se puso duro y, de puro macho nomás, les tiró 9.700 millones de dólares en la cara. Un león negociando.

También es increíble que se quejen por la quita de retenciones a la minería cuando se vetó la Ley de Glaciares para favorecerla, se permitió la minería a cielo abierto y hasta Cristina se sacó fotos sonriendo con los ejecutivos de la Barrick Gold.

Gioja durante 25 años, primero como diputado, luego como senador, y finalmente como gobernador fue un gran protector de los negocios Barrick en Argentina. Con una de sus tantas  acciones políticas llegó hasta permitirle a Barrick que al oro extraído en Chile, lo procese en nuestro país, con agua Argentina, pero tribute en Chile, dejando acá sólo la contaminación, sobre la Cordillera, gran reservorio de agua dulce del mundo.

Junto al Secretario de Mineria, el Mtro. de Economia, el Pte. de Barrick Gold y los Gobernadores de La Rioja, Salta, Catamarca y San Juan.
Junto al Secretario de Mineria, el Mtro. de Economia, el Pte. de Barrick Gold y los Gobernadores de La Rioja, Salta, Catamarca y San Juan.

La Ley 26.148, conocida popularmente como Ley de Glaciares, fue aprobada por unanimidad por la Cámara de Diputados en 2007 y por amplia mayoría en Senadores, en octubre de 2008. “El 70 por ciento de la Tierra está cubierta por agua, pero sólo el 2,5 por ciento es dulce y está en condiciones de ser usada para el consumo humano. Y el 70 por ciento de esa agua dulce está en los glaciares. Voy a dar cifras que llaman la atención y duelen, pero es bueno que las tengamos en consideración: todavía hay más de 1100 millones de personas que no poseen agua, el 18 por ciento de la población mundial”, argumentaba el senador Daniel Filmus  del Frente para la Victoria(presidente de la Comisión de Ambiente y Desarrollo Sustentable), el 22 de octubre de 2008, minutos antes a la aprobación de la ley. Tres semanas después, el 10 de noviembre, la Presidenta Cristina Kirchner vetó la flamante norma.

A pesar de que existían muchas voces disconformes con el veto como la del Diputado Miguel Bonasso (FPV) , no hubo ningún paro , ni marchas, ni explosivas declaraciones como lo hacen hoy con la ley antidespidos.

Si hay algo que caracterizó al General Perón fueron sus frases célebres. Tan célebres fueron que, todavía hoy, ningún dirigente peronista, a la hora de hablar, deja de citar alguna.

Entre las más populares podemos encontrar: “Para un peronista nada mejor que otro peronista”, “Primero la patria, después el movimiento y por último los hombres”, “Mejor que decir es hacer, mejor que prometer es realizar” y muchísimas más, incluso, algunas no tan afortunadas como “Para el enemigo, ni justicia”.

Siguiendo con las frases célebres de políticos argentinos, existe una perteneciente a Ricardo Balbín que muchos, especialmente los más jóvenes, se la adjudican a Perón o, por lo menos, la utilizan los peronistas como propia, y es “el que gana gobierna y el que pierde ayuda”, aunque en realidad la han modificado a: “El que gana gobierna y el que pierde acompaña”.

Todo esto no significa que estas frases se apliquen a rajatabla, ni mucho menos. Son solo frases hechas, “marketineras” y que, en honor a la verdad, no solo casi nunca se cumplen, sino que en la práctica ocurre todo lo contrario.

El caso más emblemático es el de la frase de Balbín. Nunca, jamás, el peronismo ayudó o acompañó cuando le tocó ser oposición, sino todo lo contrario, lo único que hicieron fue ponerle palos en la rueda al Presidente de turno. Si esa frase la tendríamos que aplicar a la realidad de lo que es el peronismo como oposición debería decir: “El que gana gobierna, el que pierde conspira”.

Por supuesto que el kirchnerismo no iba a traicionar a esa costumbre justicialista, y es lo único que están haciendo desde antes del 10 de diciembre de 2015.

Pero, en esta ocasión, ese accionar tan peronista es muchísimo más crudo y evidente, y es lógico, visto desde el punto de vista kirchnerista, obviamente.

El ejemplo más claro y contundente es el de poner en el centro de la agenda política el tratamiento de la “Ley anti despidos”.

No es necesario mucho desarrollo para argumentar que la Ley anti despidos no solo no sirve para absolutamente nada, sino que además es contraproducente. Bastan, y sobran, tres claros ejemplos. El primero es que quien la impuso, post crisis 2001, el entonces Ministro de Economía Roberto Lavagna, reconoció que no sirvió. El segundo es que uno de los principales defensores de esta ley, el diputado kirchnerista especialista en temas laborales Héctor Recalde, ya en en 2014 manifestó que “prohibir despidos obstaculiza nuevas contrataciones”; y el tercero y más contundente es que la mismísima Cristina Fernández dijo exactamente lo mismo en numerosas ocasiones.

Entonces, ¿cuál es la verdadera razón por la que la oposición desea implementar esta incomprensible ley? Lo vamos a decir de manera simple, fácil y sencilla. La cuestión de fondo es perjudicar al gobierno, ¿para qué? Para desestabilizar, ¿Para qué? Para voltear al gobierno, ¿por qué? Porque muchos, muchísimos ex funcionarios kirchneristas —y muchos de los actuales— saben que, tarde o temprano terminarán presos, y saben que la única manera de zafar es volteando al gobierno de Macri.

A pesar de haber conseguido un acuerdo, los docentes nucleados en el gremio de Roberto Baradel protagonizaron un paro por la ley antidespidos el cual fue duramente cuestionado por la Gobernadora María Eugenia Vidal acusándolos de que el paro es político y no gremial. Toda la razón para la gobernadora pues el convocante Baradel es un impresentable desaliñado que responde a Martín Sabatella.

Roberto Baradel del Partido Comunista detrás del paro docente en la provincia de Buenos Aires. Ahora se llaman Nuevo Encuentro, pero son todos estalinistas y ultra Chavistas.

En medio del conflicto entre los docentes bonaerenses y el gobierno de Scioli en 2015, circuló por las redes sociales una foto en la que se ve al titular de Suteba en la playa junto a la diputada provincial Natalia Gradaschi, del partido de uno de los enemigos máximos del ex motonauta, el titular de Nuevo Encuentro.

Con esta imagen, se blanquea la afinidad de Baradel con el kirchnerismo y justo con el entorno de uno de los máximos enemigos de Scioli, como fue el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) ya fuera de servicio.

Baradel y Gradaschi
Baradel y Gradaschi

Otro tema urticante son los ajustes de personal por la cantidad de ñoquis que fueron contratados al final del gobierno de Cristina con el fin de llenar el Estado de imbéciles militantes y así perjudicar al gobierno de Macri.

Exceso de empleados publicos

El empleo público creció sustancialmente tras los doce años de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Cuando el ex gobernador de Santa Cruz llegó al poder en el segundo semestre de 2003, el Poder Ejecutivo tenía bajo su cargo 240.553 trabajadores repartidos bajo las modalidades de contratación de planta permanente, transitoria y contratados. Hasta donde llegan los datos oficiales, ese número se elevó a 370.567 estatales para el mismo período del año.

La mayor parte de los ingresos fue responsabilidad de la ex Presidente de la Nación. En 2007 se sumaron 100 mil empleados, 70 mil más de los que nombró el ex gobernador de Santa Cruz cuando asumió en 2003.
La cantidad se incrementa si se consideran los trabajadores en sociedades del Estado, como Arsat, y entes como la AFIP y el Incaa, entre otros. Entre 2003 y este año se incorporaron al plantel 162.921 estatales, por lo que el personal en ese rubro subió un 63 por ciento, informó el diario La Nación.

A lo largo de la “década ganada”, el sistema productivo quedó devastado. Por ello, en los últimos años, se derrumbó la generación de empleo genuino. Y el Estado se convirtió un gran conchavo a partir de la incorporación masiva de agentes que estuvo motivada en cuestiones políticas que nada tienen que ver con las necesidades de la ciudadanía. Por ello, la mayor cantidad de empleados público no se tradujo en mejores servicios: solo basta con ver el colapso en que se encuentran las escuelas y los hospitales, para darse cuenta de la crisis que estamos viviendo.

En pleno año electoral, el kirchnerismo sumó 36 personas por día al plantel del Estado nacional. Y lo más grave es que, una vez más, será el resto de la población el que, con su bolsillo, termine pagando la fiesta K.

El kirchnerismo pretendió colonizar la administración pública con empleados afines antes de dejar el poder, en diciembre de 2015. “Piensan que pueden volver dentro de cuatro años y, para eso, dejan gente propia en cada área del Gobierno para condicionar la gestión que venga. Ésa es la impronta del kirchnerismo, sobre todo de La Cámpora”,

Según la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), el número trepó de 3.583.000, en 2012, a 3.995.000 este año. Al asumir Néstor Kirchner, en 2003, había 2.210.000 empleados públicos.

Aldo Pignanelli del Frente Renovador sugirió que en el Estado nacional hay “al menos 100.000 ñoquis de la Cámpora en su gran mayoría que hasta los gremios quisieran que no estén porque no tienen funciones y no realizan tareas e imposibitaron la carrera de muchos trabajadores”.

Además, repitió que “este es el gobierno más corrupto de la historia” ,por el kirchnerismo, y anticipó que “hasta que no tengamos una ley que tipifique el delito de corrupción como tal, va a ser muy difícil extirparla” .

El Estado Nacional, aún con la oposición mafiosa de gremios estatales, ha iniciado una etapa de revisión sin precedentes de contrataciones ilícitas de empleados públicos.

Más allá de la implementación de esta política y de los resultados que la misma arroje, el sólo intento de terminar con este vicio ya es un gran avance. Sobre todo, si nos atenemos a lo actuado, en sentido contrario, por todas las administraciones precedentes.

Cuando existen sistemas de ingreso y promoción basados en el mérito que casi no se utilizan, redundan en la precariedad laboral, y en la desmoralización y postergación de los empleados que sí gozan de capacidad, honestidad y vocación.

La posición mafiosa del gremio coincide con su impronta peronista por lo que no llama la atención que defiendan las perversas acciones del gobierno anterior y pongan palos en la rueda en el transitar del gobierno actual.

Esa es la realidad, y cuando se termine la novela de la Ley anti despidos arremeterán con otra cosa. De hecho, ya están tratando de instalar la idea de que uno de los socios de Lázaro Báez fue Macri.

Comentamos frases de Perón,  quiero mencionar una frase de otro peronista, que sintetiza todo de manera perfecta. Dijo Julio Bárbaro: “Como oposición son lo peor”.

Lamentablemente habrá mucha más tela para cortar………..

60188

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *