El Informe Especial de la SIDE número 317 de fecha 6 de febrero de 1973 analiza un “Informe del Buró Político del PRT al Secretariado Internacional de la IV Internacional con sede en París” de diecisiete páginas en el que se ponen de manifiesto las diferencias dentro de la organización presidida por Mario Roberto Santucho. Hace referencia al V Congreso del Buró Político del PRT realizado en la isla Magnasco, una de las Lechiguanas (julio 1970) en la que se manifiestan algunas diferencias con “los sectores europeos”, ya que “el Partido Revolucionario de los Trabajadores” (PRT) se considera marxista-leninista. En cambio los demás partidos de la Internacional se definen como trotzkistas que son lo mismo pero más puros e internacionalistas. Relata las visitas a la Argentina de Livio Maitan y “Sandor” (Markoff) con las coincidencias alcanzadas. Trata la injerencia de la Liga Comunista Francesa dentro del PRT que derivó en la expulsión deshonrosa de José Baxter Denaro (a) “Rafael”. En el largo y pesado relato el trabajo señala que los “modelos” del Partido Revolucionario en el cual se debe inspirar el PRT son el Partido Bolchevique Ruso (hasta la muerte de Lenin) y el Partido Vietnamita de los Trabajadores, señalando también como buenos ejemplos al Partido Comunista Chino (hasta la toma del poder) y el Partido Comunista Cubano en los últimos años. Sin decirlo expresamente, el PRT-ERP se pasaba de la IV Internacional a la ex III o Komintern soviética.
Sutilezas al margen, sobresalen las siguientes conclusiones: “la estrecha relación existente entre el PRT y su brazo armado, el ERP, con el Secretariado Internacional de la IV Internacional; ha existido un grave intento divisionista en el seno del PRT que aún no ha sido totalmente superado; resulta comprobada la cooperación internacional entre las organizaciones subversivas incluso a nivel de dirigentes, así como instrucción; el Comité Central del PRT ha decidido realizar intensa actividad militar a través del ERP en los meses venideros”.
El informe siguiente expresa “el curso de acción inmediato del ERP” y relata que entre el 22 y el 26 de abril de 1973 (es decir luego de las elecciones donde triunfó la fórmula CámporaLima) se realizó una reunión conjunta entre el PRT , MIR (Chile) y Tupamaros (Uruguay) para coordinar acciones comunes: “Se ha concretado un primer paso hacia la continentalización de la lucha armada mediante apoyo mutuo, el intercambio y la creación de un comité conjunto permanente” entre las tres organizaciones armadas (luego cuatro con el PRTB-ELN boliviano). Será conocida como la Junta Coordinadora Revolucionaria. Para la dirección del PRT-ERP “la situación económica no tiene soluciones a corto ni mediano plazo siendo del caso destacar que los fundamentos aducidos para negar cualquier posibilidad de radicación de capitales extranjeros a largo plazo se centran en la inestabilidad político-social del país y en la perspectiva de que los ejecutivos de las empresas ‘vayan a parar a una cárcel del pueblo’”.
Con fecha 31 de mayo de 1973 se puede leer un informe de ocho páginas de “DAN” y “Olga” luego de participar en París, Francia, de una cumbre de la IV Internacional, en la que estuvieron presentes, entre otros líderes de la organización, Gérard Vergeat, Pierre Broué, Livio Maitan (jefe de la sección italiana de la Internacional), A.M. Markoff (a) “Sandor” (dirigente del secretariado internacional), Riel, donde se discutieron las diferencias dentro del PRT-ERP y la metodología a usar en el futuro. También se trataron las situaciones en otros países de América Latina, el “Movimiento de Liberación de la Mujer” y la “Liberación Gay”.

Informes como éstos se producían todas las semanas. Trataban sobre todas las organizaciones armadas. Y Perón los conoció. Horas más tarde del asalto del PRT-ERP a los cuarteles (de caballería y artillería blindadas) de Azul (19 de enero de 1974), el Poder Ejecutivo mandó al Congreso un proyecto en el que introducía reformas en la legislación penal endureciendo las penas, tipificando los delitos. El bloque de la Juventud Peronista, ligado a Montoneros, se negaba a aprobarlo, y solicitó una entrevista con el presidente. En la ocasión, Perón los recibió y los maltrató ante las cámaras de televisión. Detrás de las cámaras estuvieron los oficiales del Ejército que lo informaban diariamente. Fue en esa oportunidad cuando dijo refiriéndose a la IV Internacional:
—Yo a eso lo he conocido “naranjo”, cuando se gestó ese movimiento, que no es argentino. Ese movimiento se dirige desde Francia, precisamente desde París, y la persona que lo gobierna se llama Posadas, de pseudónimo. El nombre verdadero es italiano. Los he conocido “naranjo”, como dice el cuento del cura. Sé qué persiguen y lo que buscan. De manera que en ese sentido a mí no me van a engañar, porque, como les digo, los conozco profundamente. He hablado con muchísimos de ellos en la época en que nosotros también estábamos en la delincuencia, diremos así. Pero jamás he pensado que esa gente podría estar aliada con nosotros, por los fines que persigue. Ustedes ven que lo que se produce aquí, se produce en todas partes. Está en Alemania, en Francia. En este momento, Francia tiene un problema gravísimo de ese orden. Y ellos lo dejaron funcionar allí; no tuvieron la represión suficiente. En estos momentos, el gobierno francés está por tomar medidas drásticas y violentas para reprimir eso que ellos mismos dejaron funcionar. Ya lo he dicho más de veinte veces, que la cabeza de este movimiento está en París. Eso ustedes no lo van a parar de ninguna manera, porque es un movimiento organizado en todo el mundo. Está en todas partes: en Uruguay, en Bolivia, en Chile, con distintos nombres. Y ellos son los culpables de lo que le ha pasado a Allende. Son ellos y están aquí en la República Argentina, también. Están en Francia, en España, en una palabra, están en todos los países. Porque ésta es una Cuarta Internacional, que se fundó con una finalidad totalmente diferente a la Tercera Internacional, que fue comunista, pero comunista ortodoxa. Aquí no hay nada de comunismo; es un movimiento marxista deformado, que pretende imponerse en todas partes por la lucha.

A la lucha —y yo soy técnico en eso— no hay nada que hacerle, más que imponerse y enfrentarla con la lucha. Y atarse las manos, frente a esa fuerza; atarse las manos y especialmente atarse las manos suprimiendo la ley que lo puede sancionar. Porque nosotros, desgraciadamente, tenemos que actuar dentro de la ley, porque si en este momento no tuviéramos que actuar dentro de la ley ya lo habríamos terminado en una semana. Fuera de la ley, la ventaja que ellos tienen es, precisamente, ésa: los que tienen que someterse a la ley y ellos que buscan los vericuetos para actuar fuera de la ley. Con todas las implicancias del cuerpo de la ley, nosotros estamos con las manos atadas dentro de la ley. ¿Y nos vamos a dejar matar? Lo mataron al secretario general de la Confederación General del Trabajo, están asesinando alevosamente y nosotros con los brazos cruzados, porque no tenemos ley para reprimirlos. ¿No ven que eso es angelical?
”Ahora bien; si nosotros no tenemos en cuenta la ley, en una semana se termina todo esto, porque formo una fuerza suficiente, lo voy a buscar a usted y lo mato, que es lo que hacen ellos. No actúan dentro de la ley. ¿Y todavía nosotros vamos a pensar si sancionamos o no la ley? ¡Vamos! Necesitamos esa ley porque la república está indefensa frente a ellos. Ése es para nosotros el fundamento de todo eso. Con toda claridad afirmo que no queremos la violencia.”

Extractado de Nadie fue de Juan B. Yofre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *