Argentina Montonera. Autodefinidos en sus comienzos como una vanguardia armada (inspirados en el “foquismo”, creyendo que su iniciativa podía llevar la situación general a una “etapa revolucionaria”), y utilizando consignas como “Perón o muerte”, Montoneros se asumió como organización político militar y fue encabezada por Fernando Abal Medina, Carlos Gustavo Ramus, José Sabino Navarro, Emilio Maza, Carlos Capuano Martínez, Mario Firmenich y Carlos Hobert, entre otros. El nombre Montoneros resaltaba la continuidad histórica con los caudillos del interior argentino en el siglo XIX y las “montoneras” originales, del “Chacho” Peñaloza y Felipe Varela, y establecía así una línea política nacionalista, antiimperialista y federal que la hacían partir de José de San Martín y las guerras de la independencia, pasar por los caudillos y Juan Manuel de Rosas y desembocar en Perón. Inclusive, en las primeras épocas de la organización guerrillera, varios de sus comandos operativos (Unidades de Combate) adoptaron circunstancialmente el nombre de esos caudillos para firmar sus “partes de guerra”. Esta práctica se abandonó cuando sus militantes comenzaron a caer en combate y los comandos firmaban entonces con los nombres de los compañeros muertos.

 

Víctor E. Samuelson (nacido en 1937) fue un norteamericano Gerente General de la Refinería Esso S.A.P.A con sede en Campana, subsidiaria de la empresa petrolera Exxon1 que fue secuestrado por guerrilleros argentinos del marxista Ejército Revolucionario del Pueblo el 3 de diciembre de 1973, que amenazó con ejecutarlo por los “crímenes” de las corporaciones multinacionales. El secuestro fue realizado por la “Brigada Raúl Oscar Tettamanti y Ricardo Silva”. Los voceros de ERP demandaron un rescate de 10 millones de dólares a ser pagados en forma de comida, ropas y materiales de construcción para distritos pobres de Argentina, “como un reembolso parcial al pueblo argentino de las abundantes riquezas extraídas a nuestro país por Esso en los largos años de explotación imperialista”. Los secuestradores rápidamente agregaron otros 4,2 millones en recursos para las recientes víctimas de la inundación. También pidieron publicaciones de sus manifiestos en 42 periódicos, de los cuales sólo 3 aceptaron publicarlo.

Víctor Samuelson y familia
Víctor Samuelson y familia

Mayo de 1974 Después de 144 días de cautiverio ha sido liberado el ejecutivo petrolero norteamericano Víctor Samuelson, de la empresa ESSO. Fue raptado por un comando de delincuentes subversivos mientras asistía a una comida en el club ESSO, en Campana, pcia. de Buenos Aires. La empresa pago 14 millones de dólares por el rescate: en ese momento, 142 millones de pesos viejos. En la foto tomada en su casa de la  isla Hilton  Head, en Carolina del Sur, EEUU, aparece junto a su mujer Diane y sus hijos, Scott, Eric y Cathy, poco después de lograr su libertad y abandonar la Argentina. Samuelson compartió su cautiverio con el coronel Crespo. Protagonizaron una dramática despedida.

Los problemas logísticos complicaban la distribución de materiales, por lo que el ERP aceptó recibir los 14,2 millones en efectivo de los ejecutivos de Esso, y el 13 de marzo de 1974, pagó dicho rescate en billetes de 100 dólares (un récord para un rescate de secuestro), y fue liberado ileso el 29 de abril. Se dijo que ese dinero alcanzaba para mantener y equipar a 1500 guerrilleros durante un año. ERP anunció el 12 de junio que 5 millones habían sido donados a la Junta de Coordinación Revolucionaria, un grupo creado con representantes de la guerrilla chilena, boliviana y uruguaya.

Víctor Samuelson en Miami
Víctor Samuelson en Miami

Víctor Samuelson en el aeropuerto de Miami, de regreso de su cautiverio. Declaro: “Jamás perdí las esperanzas de recuperar la libertad. Nunca me deje dominar por el pánico”. A lo largo del periodo 1973-1976, este tipo de actos terroristas –en todos los casos, impunes- crearon inseguridad y desaliento en las empresas, produjeron el éxodo de decenas de ejecutivos que trabajaban en el país y arrastraron a las arcas de la delincuencia subversiva enormes sumas de dinero que se convirtieron en armas clandestinas para quebrar la paz y la seguridad. En ese lapso, el país, por no ofrecer garantías, perdió brillantes oportunidades económicas.

– See more at: http://riddickdaro.blogspot.com.ar/2014/12/nunca-mas-peronismo-parte-14-secuestro.html#sthash.uOFjTBdg.dpuf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *